jueves, 21 de junio de 2018

Cuando los refugiados éramos nosotros

HISTORIAS

Las fotos del exilio en la Guerra Civil Española que nos recuerdan que los españoles también tuvimos nuestros 'Aquarius'

Los españoles también fuimos refugiados. Muchos de nuestros abuelos huyeron en barcos como el 'Aquarius' durante la Guerra Civil, huyendo del fascismo, y traspasaron fronteras como está pasando ahora mismo en toda Europa con personas que vienen de África u Oriente Medio. La memoria es importante. Sobre todo, para aquellos que ahora no entienden qué significa huir de la guerra de tu propio país y dejar toda tu vida atrás durante estos últimos años, aquellos que critican a los que abren las fronteras a miles de personas en la crisis migratoria, sin acordarse de lo que pasó aquí hace menos de un siglo.
Durante tres años, entre 1936 y 1939, la Guerra Civil Española llevó a miles de personas a huir del país para salvar sus vidas y las de sus familias. Hombres, mujeres y familias enteras huyeron a Francia o pidieron asilo en Latinoamérica.
A una semana de terminar la Guerra Civil, miles de personas llegaban a Francia huyendo. El Gobierno francés los cifró en 440.000 sólo en su territorio. Y, pese a nuestra historia reciente, a muchos el concepto refugiado les resulta lejano cuando ven las imágenes de las personas que llegan en pateras o que tratan de cruzar vallas fronterizas.
Refugiados republicanos españoles (soldados y civiles) tras una valla en un campo de concentración en Francia en 1939. 
Soldados republicanos entregan sus armas en la frontera francesa cuando huyen de España.
Refugiados vascos que han huido de España por la Guerra Civil llegan a Inglaterra
Una multitud de refugiados españoles llegando a Francia.
Un barco con menores vascos llega a Southampton huyendo de los horrores de la Guerra Civil Española. 
Mas fotos y reportaje completo en: https://www.huffingtonpost.es
Periodista en El HuffPost









Cartagena. Diverso Cinema Festival Internacional de Cine LGBTQ

DIVERSO CINEMA se consolida como un patrimonio cultural y turístico de Latino américa promoviendo la circulación del cine incluyente y amigable con la comunidad; reconociendo y premiando los nuevos talentos actorales del continente y generando valor a las comunidades diversas y el Séptimo Arte.
Con nuestra “Marca propia” Diverso Cinema promovemos el cine latinoamericano y mundial por medio de películas, documentales, cortometrajes y largometrajes que cuentan historias de vida de las comunidades diversas.
Hemos abierto espacios incluyentes tales como: (Universidades, Teatros, Restaurantes y Bares) para la proyección de películas que dejan una enseñanza en los espectadores, incentivando una interacción económica en doble vía que beneficia a la comunidad.
Somos parte de la red de Festivales de Cine Incluyente de América Latina y el Caribe RED DIVERCILAC con el Festival Internacional de cine "Diverso Cinema" que busca convertirse en un patrimonio cultural de talla internacional
Los Premios Diverso Cinema nacen de la necesidad de Visibilizar y Reconocer el trabajo de Escritores, Actores, Productores y Directores que le apuestan a mostrar todo su talento para contar historias de una comunidad sexualmente diversa a través de la pantalla. En la actualidad nos encontramos organizando toda la logística requerida para tener un Festival Internacional de Cine LGBT que esté a la altura de eventos similares en otros lugares del mundo

Categorías:
Mejor Pelicula Incluyente
Mejor Documental LGBTI
Mejor Largometraje LGBTI
Mejor Serie WEB Diversa
Mejor Actor Protagónico LGBTI
Mejor Actriz Protagónica LGBTI
Mejor Director
Mejor Escenografía
Mejor Historia LGBTI
cinemadiverso@gmail.com
Cel. + 57 314 3354255
+ 57 316 4100648
Latitud Gay es medio aliado del festival DIVERSO CINEMA












Oleada de pintadas y pegatinas diversofóbicas en Madrid

El pasado fin de semana han aparecido en Madrid pintadas y pegatinas diversofóbicas colocadas en distintos lugares de la capital



Entre ellos, la sede del colectivo LGTBI madrileño COGAM, que durante el pasado viernes fue atacado por esta oleada de intolerancia.

Queremos trasladaros desde COGAM el suceso que ha tenido lugar hoy. Y es que nuestro local ha aparecido con pegatinas de un arcoiris tachado en las que ponía “hasta los cojones de tanto arcoiris”.

Desde el colectivo queremos comunicar que hemos puesto la acción en manos de la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Política Municipal y que interpondremos la correspondiente denuncia ante la Policía Nacional

Además, este acto viene a remarcar la necesidad de seguir celebrando el Orgullo LGTB y todas las acciones sociales de educación y sensibilización que los colectivos LGTB llevamos a cabo durante el resto del año.

Así reza la nota de prensa en la que denuncian la colocación de pegatinas diversofóbicas en el cierre del local con el lema “hasta los cojones de tanto arco iris“.

Además, una conocida sauna exclusiva para hombres se ha visto atacada por una pintada que dicta “Tomate Orlando sodomita frito“. Este grave discurso de odio hace referencia al mayor atentado contra el colectivo LGTBQ+ ocurrido en la discoteca de ambiente Pulse de Orlando, en el que perdieron la vida 50 personas.

La dirección de la sauna, de la que preferimos no nombrar para así evitar más ataques, denunciará estas pintadas constitutivas de delito de odio

Por otra parte, el Observatorio Madrileño contra la LGTBIfobia también ha compartido una placa de un centro para cristianos LGTB (Crismhon) que también se ha visto envuelta con estas pegatinas.
El director del Observatorio, Rubén López, ha declarado a MAGCEDONIA.com que la denuncia se formalizará entre hoy y mañana en la Fiscalía por ser constitutivas de delito de odio. Además, la Policía Municipal de Madrid ya está al tanto de ello.
Hemos de recordar que durante el World Pride del año pasado también aparecieron este tipo de mensajes pero no se averiguó quiénes eran los responsables. Algunos de éstos tenían simbología de extrema derecha.
El Observatorio ha pedido la ayuda ciudadana a través de su cuenta de twitter para recabar todas las pegatinas y pintadas que se hayan podido producir por toda la ciudad.
publicado en: http://magcedonia.com











miércoles, 20 de junio de 2018

John, Colombia: “Me pegaron dos tiros por ser transexual”

John se siente un hombre desde que tiene uso de razón y esto no le ha traído en su vida más que problemas: “Cuando fui a pedir ayuda a mi padre, no solo me cerró la puerta, me puso una pistola en la cabeza”.

Al principio pensaba que sentirse hombre era algo habitual, no le dio demasiada trascendencia hasta que descubrió que el resto del mundo lo consideraba algo terrible, fue entonces cuando comenzó el rechazo. El primero y el más doloroso, el de su familia. Aguantó en casa de su madre hasta los 20 años. Fue entonces cuando decidió pedir ayuda a su padre, pero éste no solo le cerró la puerta, sino que le puso una pistola en la cabeza y le dijo: “Prefiero que seas puta a que seas lesbiana”, estas palabras han marcado el resto de su vida, confiesa John.
En Colombia, el país donde nació, se encontraba totalmente solo y perdido, no sabía quién era, no sabía qué significaba ser trans, solamente había oído hablar de la homosexualidad pero nunca de la transexualidad: “Me sentía como si hubiera nacido de la nada”.
A pesar de las burlas y los insultos consiguió estudiar hasta los 17 años y empezó a trabajar como conductor, un gremio que según él es el más machista a nivel mundial. “Tuve muchos problemas con la ley, porque no concordaba que mis papeles fueran de una mujer y decían que eran falsificados”, explica. Trabajó 10 años como conductor en Colombia pero cuando logró cambiar su nombre empezaron los problemas por ser transexual, por este motivo tuvo que huir de su país.
En Colombia solo ha encontrado rechazo y todo lo que ha conseguido lo ha hecho por sí mismo

“Indepedientemente de la etiqueta LGTB somos personas

Ahora vive en Madrid y su deseo es conseguir la residencia: “Siento algo parecido a cuando una persona sale de la cárcel y quiere empezar una nueva vida, tiene que empezar abriendo puertas por un lado y por otro, y yo he conseguido abrirlas gracias a CEAR”.


publicado en: https://www.cear.es

"De hombre a hombre" (Teatro 22 junio)



​La compañía tinerfeña visitará el Paraninfo de la Universidad de La Laguna el próximo 22 de junio con la pieza "De hombre a hombre", galardonada en el año 2016 con el Primer Premio del Festival de Teatro de Calle "Noctívagos" (Oropesa-Tolelo) y, también, con el Premio del Público del mismo festival y que ha recorrido importantes espacios y convocatorias como el Teatro Aditorium de Mar del Plata (Argentina) o el Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). La cita será a las 20:30 horas. Entradas a la venta en tomaticket.es. 

De hombre a hombre cuenta la historia de un profesor que enseña literatura a sus alumnos. El particular magisterio de Juan Manuel -interpretado por César Yanes- atrapa la atención de uno de ellos: Andrés-interpretado por Leandro González-, un muchacho de dieciséis años que interroga y reta a su maestro. Los días de clases precipitan temas y discusiones acaloradas, conversaciones íntimas y excursiones que los llevan a acercarse cada vez más. 

Un espectáculo avalado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), la Fundación Triángulo, la Asociación Algarabía, la Asociación Hombres de Canarias por la Igualdad (HCI), y la Asociación Hombres por la Igualdad de Género de España (AHIGE)


web: http://insulariateatro.wixsite.com/insulariateatro










Dirección: Icod de Los Vinos, Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias, España.

    Teléfonos: Ventas (+34) 660 356 501 ; Producción (+34) 639 135 492 ; Comunicación (+34) 606 206 282



Un Mundial de fútbol vergonzoso en un Estado homófobo

Arranca en Rusia el Mundial de Fútbol 2018. Una vergüenza que la FIFA decidiera otorgar su organización a un Estado que ha hecho gala de una represión feroz contra los homosexuales, con normas como la Ley de Propaganda Homosexual, que castiga incluso que personas de un mismo sexo caminen de la mano en un lugar público. Repasamos las ‘salidas de armario’ entre deportistas y la inadmisible homofobia en ‘el deporte rey’, una enorme mancha para considerar que el fútbol contribuye a expandir valores positivos en la sociedad.
Cada 19 de febrero se celebra el Día Internacional contra la Homofobia en el Fútbol. La fecha guarda relación con el día en que nació Justin Fashanu, el primer jugador profesional que reconoció publicamente su homosexualidad. Tras su confesión, en la portada del periódico The Sun, en 1990, Fashanu -que hasta entonces había refrendado sus virtudes como delantero en la Liga inglesa- tuvo que sorportar todo tipo de insultos desde las gradas, vejaciones por parte de sus propios compañeros y un sostenido acoso laboral del mítico entrenador del Nottingham Forest Brian Clough, que tras descubrir su condición sexual le prohibió incluso entrenar con el resto de la plantilla. En 1998, sin ofertas por parte de ningún equipo y tras ser acusado por un adolescente de agresión sexual –denuncia que posteriormente se demostró infundada–, Fashanu decidió dejar de luchar y se suicidó.
Aunque todavía persiste el recelo por parte de muchos deportistas a reconocer su homosexualidad, cada vez es más habitual en el deporte profesional que gays y lesbianas hagan pública su condición sexual. Por lo general, esta tendencia siempre ha sido más proclive en deportes individuales que en colectivos y en el ámbito femenino que en el masculino. Dos de las mejores tenistas de la historia, Billie Jean King y Martina Navratilova, rompieron, en los años setenta y ochenta, con un tabú que permitió a otras muchas compañeras seguir sus pasos. Campeonas olímpicas como Sheryl Swoopes -conocida como la Michael Jordan femenina-, la esquiadora noruega Vibeke Skofterud, sus compatriotas de la selección de balonmano Gro Hammerseng y Katja Nyberg y la patinadora Ireen Wüst son algunos ejemplos de las muchas deportistas que han declarado su lesbianismo. 
En el ámbito masculino, los deportes individuales han sido un terreno más propicio para la normalización. Es el caso de la natación, donde destaca el legendario nadador australiano Ian Thorpe, así como celebridades del salto como Tom Daley y Greg Louganis. Este último, considerado el mejor saltador de todos los tiempos, perdió el favor de sus patrocinadores tras hacer pública su condición sexual, una consecuencia que cada vez resulta menos frecuente –e incluso contraria a los intereses de las propias empresas–, pero que ha influido en otras ocasiones para que muchos profesionales homosexuales de deportes más mediáticos aún mantuviesen ciertas reticencias.
Pese a estos prejuicios, es difícil encontrar un competición de máximo nivel donde no haya habido algún anuncio. Así sucedió con el jugador de beisbol de la MLB Glenn Burke; con Michael Sam, jugador de fútbol americano de la NFL, y con el NBA Jason Collins, pívot de los Washington Wizards. En los tres casos la noticia provocó una ola de adhesión tanto de los organizadores como de sus compañeros.
En casi todas las disciplinas deportivas se han producido avances en la lucha contra la discriminación sexual. La única salvedad la encontramos, por desgracia, en el que constituye el deporte más popular del planeta: el fútbol practicado por hombres. Mientras que en el fútbol femenino la homosexualidad está plenamente aceptada, con decenas de casos conocidos, en el caso de los varones apenas cuenta con reconocimientos aislados en categorías menores o con un par de confesiones realizadas tras anunciar el retiro, como el del internacional alemán Thomas Hitzlsperger o el norteamericano Robbie Rogers. El único caso destacable es el del malogrado Justin Fashanu.
Pocos contextos se mantienen tan impermeables a la tolerancia por la diversidad sexual como el del fútbol. Mientras que en cualquier otra esfera de la sociedad la homosexualidad ha sido, en mayor o menor medida, gradualmente asimilada, el deporte del balón conforma todavía un marco mental que refuerza unos valores inaceptablemente retrógrados. Cada semana, cientos de millones de personas animan a los casi 10.000 futbolistas profesionales que participan en diferentes campeonatos de élite por todo el mundo. A día de hoy, no existe constancia de que ni uno solo haya admitido ser homosexual. Como esta probabilidad es tan grotesca como impossible, la única conclusión aceptable es que a cientos de futbolistas gays les paraliza el miedo a ser estigmatizados. Razones no les faltan. 
El fútbol es un entorno que históricamente ha otorgado un gran valor a la masculinidad. Muy a menudo, cuando un equipo pierde la primera reacción de sus aficionados, suele ser una mención a la escasa hombría de sus jugadores en relación a sus gónadas. Desde esta perspectiva, pueril, el homosexual es débil en tanto que, desde su prejuicio, se encuentra en las antípodas competitivas de su referente: el macho. A veces, hemos escuchado a futbolistas populares reafirmarse en estas ideas. Incluso medios de comunicación deportivos han utilizado el silencio de algún jugador, en torno al rumor sobre su presunta homosexualidad, como una razón para presionarlecomo si estuviesen obligados a acreditar una supuesta heterosexualidad u hombría.
Los cánticos e insultos homófobos no solo están al orden del día en la mayoría de estadios sino que son tolerados -por parte de los árbitros, las federaciones y las ligas profesionales- como no sucede con otras conductas igualmente inadmisibles. Los organismos futbolísticos, por ejemplo, han conminado a los colegiados a denunciar, en sus actas, los insultos racistas e incluso a detener un encuentro hasta que estos cesen. Aunque la normativa de FIFA abarca por igual la prohibición de los insultos por orientación sexual, la impunidad con este tipo de vejaciones es absoluta.
El propio presidente de la FIFA, Gianni Infantino, advirtió recientemente que no toleraría -como no podía ser de otro modo- incidentes racistas en el Mundial. En cambio, a tenor de la decisión de otorgar la organización del evento a Rusia –un Estado que ha hecho gala de una represión feroz contra los homosexuales–, no parece que esta otra discriminación preocupe tanto a dicho organismo.
En el año 2013, el gobierno de Vladimir Putin aprobó una batería de medidas legislativas en detrimento de los derechos de los ciudadanos homosexuales, la más destacada la Ley de Propaganda Homosexual, que prevé sanciones para quienes extiendan “la idea tergiversada de que las orientaciones sexuales tradicionales y las no tradicionales tienen igual valor social”, lo cual impide, incluso, que personas de un mismo sexo caminen tomadas de la mano en un lugar público. Unos días depués, la Duma aprobó por unanimidad una modificación del Código de Familia por el cual las parejas homosexuales extranjeras no podrán adoptar niños rusos. Y por último, se decretó la posibilidad de retirar la patria potestad y el derecho de herencia a aquellos padres que mostraran conductas homosexuales. Vitaly Mutko, ex presidente de la federación de fútbol rusa, bajo cuyo mandato se otorgó la organización del Mundial a su país, fue una de las personas que promulgó estas leyes.
Ante la tesitura que se vive en el país anfitrión, a lo más que se ha atrevido la FIFA ha sido a solicitar a FARE -grupo contra el racismo y la discriminación en el fútbol– la elaboración de una guía con unos consejos para los aficionados homosexuales que acudan a la cita, en la que se les advierte “de las ciudades y los sitios donde no serán bien recibidos”, de “las conductas que no deben realizar en público” o “a la hora del día en que es más peligrosa cada circunstancia”. A nadie de la FIFA se le ocurrió que quizás lo más lógico era no conceder un Mundial a un Estado que te obliga a confeccionar una guía tan vergonzosa como esa.
La educación y la concienciación son el mejor camino para desarrollar una sociedad más empática y humana, pero hay que orientarlas precisamente hacia aquellos ámbitos de mayor impacto. En la medida en que el fútbol es un espacio donde todavía perdura un elevado grado de intransigencia respecto a la diversidad sexual y que es un espectáculo con una influencia desmesurada en una cantidad ingente de personas, se debería aprovechar la coyuntura para mitigar socialmente estos prejuicios. Para exigir a los organismos que lo dirigen que utilicen su influencia para luchar contra la homofobia del mismo modo que lo hacen contra otro tipo de discriminaciones. Para instar a las ligas profesionales, clubs y futbolistas a participar en campañas publicitarias para reivindicar el respeto y la tolerancia hacia la homosexualidad, como ya sucede con la xenofobia.
Y para promulgar y aplicar sanciones suficientes como para erradicar los insultos, cánticos y manifestaciones homófobas proferidos tanto por aficionados como por profesionales y hasta por medios de comunicación. Se trata de crear contextos favorables para evitar ensañamientos y que cada vez más futbolistas, como sucede en otros deportes, puedan expresarse en libertad. Se trata de convertir un problema de unos en una oportunidad para todos.
publicado enhttps://elasombrario.com
EL ASOMBRARIO & Co.
recomendado por:








martes, 19 de junio de 2018

Día histórico: La OMS retira la transexualidad de su lista de enfermedades mentales

Deysi Ramos
Tal y como ocurriera el 17 de mayo de 1990 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó a la homosexualidad y a la bisexualidad de ese listado, este 18 de junio marca un hito en la lucha del colectivo LGBTI.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha retirado la transexualidad de su lista de enfermedades mentales, luego de una revisión que les llevó 11 años y de la solicitud que vienen haciendo durante décadas las organizaciones defensoras de los derechos de las personas LGBTI.

Ahora la OMS ha decidido que la transexualidad es “un desorden de la identidad de género”, con lo cual, entra en el apartado de comportamientos sexuales

Según han explicado los voceros del organismo mundial se mantiene de esta forma dentro de la clasificación para que cuando una persona busque ayuda médica la obtenga ya que en muchos países, si la diagnosis no está incluida en la lista, el sistema sanitario público o privado no reembolsa el tratamiento.

"Queremos que las personas que padecen estas condiciones puedan obtener la ayuda sanitaria cuando la necesiten", explicó en rueda de prensa el director del departamento de Salud Mental y Abuso de Substancias de la OMS, Shekhar Saxena

Sin embargo, aclara que ha dejado de considerarse una enfermedad mental porque “no hay evidencias de que una persona con un desorden de identidad de género deba tener automáticamente al mismo tiempo un desorden mental, aunque suceda muy a menudo que vaya acompañado de ansiedad o depresión"

Además, "si a las personas con un desorden de identidad de género se las identifica automáticamente como alguien con un desorden mental, en muchos países se les estigmatiza y puede que se les reduzca las oportunidades de buscar ayuda".

Desde hace 28 años la OMS no realizaba una revisión de su tabla de enfermedades mentales. Durante la última década se ha analizado la información científica con el propósito de crear un nuevo estándar que está disponible para ser usado por el personal médico del mundo entero, aunque los Estados tienen tiempo para adaptarse hasta el 1 de enero de 2022. La clasificación incluye 55.000 códigos distintos.

La Clasificación Internacional de Enfermedades es una codificación estandarizada de todas las dolencias, desórdenes, condiciones y causas de muerte que sirve para que los países obtengan datos estadísticos y epidemiológicos sobre su situación sanitaria y puedan planear programas y recursos en consecuencia

Esta actualización era necesaria, ya que en algunos casos –como la transexualidad- estaba desfasada, no se correspondía con la realidad actual. Además fueron incluidos comportamientos que ahora se consideran enfermedades o desórdenes, como el caso del uso abusivo a los videojuegos, que desde hoy se considera un desorden de comportamiento.

La transexualidad ocurre cuando una persona tiene una identidad de género distinta a su sexo biológico. Para conocer más os invitamos a ver esta Guía sencilla para entender las diferentes realidades de la identidad de género en el siglo XXI


recomendado por