jueves, 8 de noviembre de 2018

El infierno de ser gay durante el franquismo: muerte, soledad y campos de concentración


'El violeta', de Juan Sepúlveda, Antonio Mercero y Marina Cochet,  plasma esta cruel época a través de la vida de un joven de 18 años

Bruno se queja de que hay insectos en su comida, en el comedor de la cárcel de Valencia. “En Tefía se comen hasta las cagarrutas, date con un canto en los dientes”, le responde un preso. Lo llaman “Colonia penitenciaria agrícola” pero Tefía, le explica, es un campo de concentración para homosexuales en Fuerteventura. Se trabaja picando piedra de sol a sol, entre golpes y bajo un sol sin tregua. Es 1955 y los homosexuales son detenidos por la policía, que se ampara en la ley de peligrosidad social. ‘El violeta’ (Drakul), la novela gráfica deJuan Sepúlveda, Antonio Mercero y Marina Cochet, plasma esta cruel época a través de la vida de un joven de 18 años.

Una noche de 1955, Bruno cae en una trampa tendida por la policía en los cines Ruzafa de Valencia. Los agentes le golpean y se lo lleva al grito de “violeta”: su delito es ser homosexual. La de ‘El violeta’ es una historia cruda sobre la persecución de los homosexuales durante el franquismo, sobre fingir lo que no se es, sobre dolor y sufrimiento, sobre el amor y la mentira. Una crónica histórica que se alarga durante años, desde que Bruno es un adolescente miedoso hasta que el peso social cae sobre sus hombros y configura su forma de ser.


Para engendrar su primera novela gráfica, el valenciano Juan Sepúlveda se ha empapado de ensayos, expedientes médicos o policiales y “muchos testimonios de presos durante los últimos cuatro años”, explica a El confidencial. Se remite en concreto al de Octavio García, superviviente del campo de concentración de Tefía que uno de los personajes de ‘El Violeta’ le describía a Bruno. El temido campo de Tefía se creó en 1952 cuando la Dirección General de Instituciones Penitenciarias adquirió unos terrenos que habían pertenecido al primer aeropuerto de Fuerteventura.


En aquella época, comenta Sepúlveda, se crearon estos campos de concentración por la enorme cantidad de condenados bajo la llamada ley de Vagos y Maleantes y la posterior ley de Peligrosidad Social, que establecía desde multas hasta penas de cinco años de cárcel. “Eran más de dos mil al mes


Fragmento de 'El Violeta'

 "No escuchamos ni una palabra en colegios"

El Violeta’ quiere recordar una memoria silenciada. "Los jóvenes de mi generación, y las anteriores y sucesivas, no escuchamos hablar ni una palabra en los planes de estudio de los colegios e institutos”, explica Sepúlveda. Se ha sumergido en esta historia para recordar lo que pasó con el colectivo LGTBI. "Cuánto tuvieron muchos que sufrir, e incluso dejarse la vida, para conseguir los derechos y libertades que tienen hoy en día.”

Me interesaba el síndrome de la rana hervida. Cómo vamos acostumbrándonos a lo malo. La sociedad como maltratadora del homosexual

Pasar a la siguiente página es aumentar el dolor por momentos, tanto para el lector como para el propio autor. “Bruno, el protagonista, trata de encajar en una sociedad donde no hay lugar para los homosexuales”, comenta Sepúlveda sobre el momento que más difícil le fue de relatar. “Me interesaba el síndrome de la rana hervida. Cómo vamos acostumbrándonos a lo malo. La sociedad como maltratadora del homosexual. Pero el caso de Bruno era complejo. Las circunstancias fueron capaces de amilanarlo de joven, pero los años pasan y Bruno se convierte en una bomba de relojería.”

Pero el valenciano repara también en otras vidas rotas que con el tiempo van cicatrizando como pueden. Todas ellas han bebido de historias reales hundidas en el tiempo. Es el caso, por ejemplo, de Maricruz, que se convertirá en la esposa de Bruno. “Es una mujer brillante que es arrastrada a un matrimonio concertado”, describe Sepúlveda. “Cuando descubra la homosexualidad de su marido y la abolición del divorcio empezará su tormento al sentirse atrapada en la relación”. En el sistema educativo franquista, el desarrollo intelectual de la mujer se encontraba limitado. “Las mujeres estaban destinadas al hogar y al cuidado de los hijos”.

El de ‘El Violeta’ es un viaje en el tiempo oscuro y amargo, pero necesario. Una luz hacia lo pasado y una bofetada en la cara. “No te olvides de esto”, parece gritar desde sus páginas asfixiadas. Sepúlveda parte de una anécdota que le contó Antonio Ruiz, presidente de Ex-Presos Sociales: él, como Bruno, también fue delatado por una monja y encarcelado solo con dieciocho años. A partir de ahí, su grito de guerra denuncia “todos los abusos policiales, detenciones, encarcelamientos, alejamientos, humillaciones, vejaciones y un largo etcétera que les ocurrieron a miles de españoles homosexuales.”

‘El Violeta’, cuyos derechos ya han sido adquiridos, está cerca de convertirse en una película. “En enero o febrero, la productora presentará el proyecto en un comité de Televisión Española”, cuenta Sepúlveda. “Creo que el colectivo LGTB merece una película como esta para curar las heridas del franquismo”.
Vuelve a ser 1955. Bruno mira a su compañero de celda, que resume el dolor y la injusticia de la historia y de una realidad que aún resuena: “Estamos aquí por ser como somos”
recomendado por

HOMENAJE PELÍCULA BOHEMIAN RHAPSODY

https://youtu.be/oH0OYpwx5MU



Universidad de Monterrey cancela conferencias de mujeres trans, estudiantes acusan transfobia


La Universidad de Monterrey (UDEM) canceló la participación de Ophelia Pastrana, una conocida mujer transgénero, empresaria y tecnóloga, en una conferencia que se otorgaría a los alumnos de esta universidad sobre métodos para evitar el rechazo. Tras el revocó de la invitación, los estudiantes calificaron la cancelación como un acto de discriminación y transfobia.
“Cuando nos llegó la noticia de Ophelia Pastrana dijimos ¡ups!, esto es algo sistémico, están rechazando mujeres trans de manera sistemática. Están impidiendo que la gente trans ingrese a la universidad”, dijo un estudiante de la Comunidad de Representación de la Diversidad Sexual de la UDEM en entrevista con el Periódico El Norte.
Ante la acusación de los estudiantes, Nery Gracia Ledezma, directora de Comunicación y Mercadotecnia de la UDEM, una escuela de corte católico, afirmó que la institución no invitó ni desinvitó a Pastrana.
El anuncio oficial de la participación de Pastrana se hizo por medio de las redes sociales de la mujer transgénero, quien el 19 de octubre publicó que estaba emocionada en participar ene el evento denominado TEDxUDEM.
No obstante, solo un día después del anunció Pastarana publicó en sus redes que la universidad la había desinvitado.
“Solo dando seguimiento, confirmo que ya NO estoy en #TEDxUDEM. Ya no voy a Monterrey.Parece que UDEM no está de acuerdo con tenerme (según entendí). Muchas gracias a los estudiantes que me quisieron llevar. Lo siento por la posición en la que los pusieron al no permitir(me)”, escribió Pastrana en su cuenta de Twitter.
No solo la participación de Pastrana fue cancelada, las autoridades universitarias informaron a la Comunidad de Representación de la Diversidad Sexual de la UDEM que el permiso para que la activista trans Sylvia Sofía Pérez participara en un diálogo sobre género programado el pasado lunes “no se había tramitado”.
Asimismo, en marzo pasado la Red Universitaria de Promoción de Derechos Humanos de la UDEM realizó un ciclo por el Día Internacional de la Mujer, al cual fue invitada Dania Gutiérrez, bioingeniera y científica trans.
Sin embargo, las autoridades escolares cancelaron su participación al afirmar que “la UDEM no se encontraba en buenos momentos para recibirla”. Meses posteriores, la Vicerrectoría de Formación Integral señaló que “no querían que se confundiera la línea entre aceptar y promocionar a las personas trans”.
Con información de El Norte.
publicado en: http://desastre.mx
recomendado por:







El auge del populismo en Europa amenaza los derechos del colectivo LGTBI

Los activistas denuncian un incremento de las agresiones verbales y ataques a sedes en los países del Este

LLUÍS PELLICER

El auge del nacionalismo y el populismo amenaza de nuevo los derechos y libertades del colectivo LGTBI. En especial en varios países del Este de Europa donde estos movimientos han llegado al poder. Lejos de aspirar a la conquista del matrimonio y la adopción por parte de parejas del mismo sexo, los activistas de estos países se ven obligados a protegerse de la violencia verbal que vierten sobre ellos las corrientes conservadoras y de extrema derecha. Esa escalada se acentuó en la campaña del fallido referéndum convocado en Rumania para vetar los matrimonios gais en su Constitución. Asociaciones de países como Polonia o Lituania han denunciado, además, haber sufrido varios ataques en sus sedes este año.

Mirka Makuchowska, activista polaca de Campaña contra la Homofobia, denunciaba en la conferencia anual de asociación internacional ILGA-Europe –que aglutina a decenas de entidades del continente—, celebrada en Bruselas, la deriva autoritaria del gobierno ultraconservador de Ley y Justicia. Justo cuando hablaba, recibía la noticia de que multitud de escuelas se veían obligadas a cancelar actividades que habían programado para promover la tolerancia en las escuelas.  El Ministerio de Educación había advertido a todos los directores y había pedido a los padres que denunciaran a los centros que albergaran esos eventos.

“Todo ha ido a peor”, resume Makuchowska. Los activistas polacos denuncian una escalada de actuaciones para socavar los movimientos por los derechos civiles privándoles de acceso a fondos públicos. “Estamos viendo cómo se usa un lenguaje virulento y se vuelve a emplear palabras que hacía tiempo que no escuchábamos, como ‘sodomitas’ o ‘pervertidos’. Y ese discurso del odio envalentona a chavales que pasan por un local que tiene la bandera del arco iris y no dudan en apedrearlo”, denuncia.

Esos mensajes cargados de prejuicios soportaron también los ciudadanos rumanos el pasado mes de septiembre, durante la campaña de un referéndum que perseguía vetar en la Constitución los matrimonios del mismo sexo. Líderes del gubernamental Partido Social Demócrata esparcieron en las televisiones la cantinela de que esas uniones ponían en riesgo la familia. El referéndum hizo aguas al no concitar los sufragios mínimos para ser validado. “Los líderes de ese populismo lo presentan como un movimiento del pueblo, pero es al revés, viene desde arriba y buscan ganarse a la gente a costa de los más débiles”, advierte la activista y periodista rumana Teodora Ion-Rotaru.

La hostilidad de los gobiernos de países como Hungría, Polonia, Rumania o Bulgaria hacia los colectivos LGTBI ha encendido las alarmas de la Comisión Europea. Su vicepresidente primero, Frans Timmermans, advirtió en esa conferencia del regreso del “lenguaje del odio” de la mano de los movimientos populistas y nacionalistas. El primer ministro húngaro, Victor Orban, ya irritó el año pasado a Bruselas al albergar un congreso de un grupo antiLGTBI en que criticó a la Unión Europea por estar dominada por una “ideología relativista y liberal que es un insulto a las familias”.

No obstante, Timmermans reprendió sobre todo a los socialistas búlgaros y rumanos, de su familia política europea, por querer conseguir apoyos empleando planteamientos homófobos. “Si quieren formar parte de nuestra familia, tienen que entender que el respeto por la igualdad es un elemento esencial”, afirmó.

En la cola en derechos civiles

Casi todos los países del Este se hallan en la zona roja del informe que cada año elabora ILGA-Europe. Desde hace años, permanecen atrapados en ese territorio que raya la discriminación y la violación de los derechos humanos. Letonia es el país peor situado de la Unión Europea. “No queremos estar ahí, pero desde 2006, cuando adoptamos legislaciones en el ámbito laboral, no se ha hecho nada más”, lamenta Kaspars Zalitis, activista de Mozaika.
A pesar de la falta de avances, Zalitis es más optimista que otros activistas. Él sí percibe cambios sociales. Hace apenas unos años, cuenta, en las marchas bálticas del Orgullo tenía que aguantar junto a otro puñado de compañeros cómo le lanzaban excrementos. Este año, unas 8.000 personas marcharon por las calles de Riga sin sufrir ningún incidente. “Por supuesto, nos preocupa el populismo, pero es algo que también viven Francia o Holanda”, añade. No en vano, en el furgón de cola del índice de la asociación europea está también Italia, donde su vicepresidente recientemente ha rechazado las adopciones por parte de parejas del mismo sexo alegando el derecho de los niños a tener “un padre y una madre”.
En Letonia, añade Zalitis, dos partidos con representación parlamentaria que pueden ser decisivos para formar gobierno han situado ya en su agenda la igualdad LGTB. Algo que no pueden decir Simeon Vasilex y Lilya Dragoeva, dos activistas búlgaros. “Ningún partido que esté en el Congreso se plantea esa cuestión”, afirma Dragoeva. “El nacionalismo trata de atraer votos. Y usa el discurso de que la ideología occidental quiere infiltrarse en nuestro país”, lamenta Vasilex. “Esas fuerzas divisivas nos recuerdan a todos una verdad básica: estas amenazas nos conciernen a todos”, remacha Evelyne Paradis, directora ejecutiva de ILGA-Europe


"QUEREMOS IR HASTA EL FINAL"


El colectivo LGTBI se apuntó una victoria después de que la Corte de Luxemburgo sentenciara que los matrimonios homosexuales deberán tener los mismos derechos de residencia en la UE que los heterosexuales, incluso en los países donde estas uniones no sean legales. La batalla la inició Adrian Coman, de origen rumano, que contrajo matrimonio con un ciudadano estadounidense en Bruselas. Dos años después de su boda, pidieron a Rumania permiso de residencia para el marido. La petición fue inicialmente rechazada, pero el TJUE dictaminó que Bucarest debía reconocerlo.
Coman, que asistió a la conferencia de Bruselas, explica que se ha clarificado la legislación, pero aún aguarda a que la justicia rumana resuelva su caso. “Queremos ir hasta el final”, sostiene Coman, en referencia a que aún puede toparse con algún “agujero” legal. Aun así, la sentencia de Coman ha abierto la puerta a que otras parejas puedan reclamar que se reconozcan sus matrimonios celebrados en otros países de la Unión Europea en los que uno de los cónyuges hayan residido. De hecho, se esperan resoluciones en breve en Polonia y Lituania.
Hoy Coman vive en Estados Unidos. Esa opción, la de dejar el país, es por la que optan muchos jóvenes. Sucede en Rumanía, según denuncian las organizaciones por los derechos civiles de ese país. Pero también en Lituania. Una encuesta realizada recientemente por la mayor organización LGTBI de Lituania entre jóvenes del país arrojaba que el 90% de los preguntados tenían pensado o estaban considerando irse al extranjero cuando tras acabar sus estudios. En los países bálticos, de hecho, los colectivos se quejan de estar sufriendo la falta de tolerancia rusa. “Tenemos un problema de bullying en las escuelas, pero las instituciones no lo afrontan. Consideran que toda información sobre el colectivo LGTBI es propaganda y seguimos sintiendo la presión de la Iglesia”, sostiene el presidente de la entidad, Vladimiras Simonko, quien denuncia que hace apenas dos meses su sede fue atacada.

publicado enhttps://elpais.com
EL PAÍS







Donald Trump contra los transexuales: la nueva ley tránsfoba de Estados Unidos


TRUMP vs el colectivo TRANS: una nueva ley en Estados Unidos quiere invisibilizar a las personas trans.
Cada vez que recordamos la foto que encabeza este artículo, con ese mensaje de "LGBT for Trump", nos preguntamos qué estaría pasando por las cabezas de quienes le dieron esa bandera al actual presidente de los Estados Unidos de América, que ha demostrado en más de una ocasión que su apoyo al colectivo LGBT es completamente inexistente. Tenemos que hablar sobre la última de Donald Trump contra los transexuales: la nueva ley tránsfoba de Estados Unidos.

El diario The New York Times ha podido confirmar que la Casa Blanca prepara una ley tránsfoba, teniendo acceso a un documento elaborado por el Departamento de Salud según el cual en Estados Unidos el sexo de una persona solo podrá ser masculino o femenino, según los genitales con los que haya nacido, y no podrá ser cambiado. Si hay cualquier incidencia al respecto o pretensión de cambia, una prueba de ADN determinará el sexo que la persona tenía al nacer y esa condición será inmutable. Es decir, que Trump prepara una ley tránsfoba gracias a la cual será como si las personas trans no existiesen. El objetivo de Trump es acabar de golpe y porrazo con la visibilidad trans que tantos pasos ha dado el colectivo en los últimos años, determinando por ley que las personas trans no existen. En Estados Unidos existe casi un millón y medio de ciudadanos que han cambiado de sexo, pero ahora la Casa Blanca quiere suprimir todos los avances logrados con tanta lucha por miles de personas.

¿Cómo justifica Trump la ley tránsfoba que invisibiliza al colectivo trans? Dice que las agencias federales necesitan una definición "sobre una base biológica clara, basada en la ciencia y objetiva”. Cuando esta ley salga adelante se modificará la ley de derechos civiles que prohíbe la discriminación por sexo en programas de educación. Es solo otra piedra en el camino para el colectivo LGBT en Estados Unidos, y que ya ha suscitado numerosas muestras de rechazo y varias manifestaciones del colectivo LGBT a lo largo y ancho de los Estados Unidos de América.
Recordemos que desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca convertido en presidente ya intentó en varias ocasiones dañar al colectivo trans. Intentó impedir que cualquier persona trans formara parte de las fuerzas armadas, y parece que eso solo fue el principio de su cruzada en contra del colectivo LGBT. ¿Qué será lo próximo? Todos los esfuerzos que hizo Obama para lograr la igualdad de los ciudadanos trans quedarán anulados por esta ley de Trump. Vamos hacia atrás en lugar de hacia adelante. En la administración Obama se tomaron medidas para que el concepto legal de género no fuera tan estricto, dejando abierta la posibilidad de que el género fuera una decisión del individuo, no algo determinado biológicamente en el momento del nacimiento de cada persona. Esto trajo un arduo debate y no tan lejos queda la polémica del acceso a los baños públicos en Estados Unidos, sobre la que corrieron ríos de tinta.
En las redes sociales el hashtag #wontbeerased (#noseréborrad@) sirve para aglutinar todas las protestas en contra de la última medida tránsfoba de la administración Trump. Mara Keisling, directora del Centro Nacional de Igualdad Trans, ha publicado al respecto lo siguiente "están diciendo que no existimos. Estoy furiosa, pero con la mente clara. Estoy amenazada, pero absolutamente resuelta, siempre lucharemos". En el colectivo LGBT no podemos relajarnos y toca seguir luchando para defender los derechos que tanto nos ha costado conquistar. Queda claro que lo conseguido nunca es para siempre y que perder tus derechos es peligrosamente fácil.

recomendado por:















"La homofobia es una admisión implícita de un deseo homosexual, consciente o inconsciente": entrevista con André Aciman, autor de 'Call me by your name


"Es un milagro. Es algo que no pasa cada día"

Así describe el escritor estadounidense André Aciman cómo ha recibido el éxito del que ha disfrutado en todo el mundo en los últimos meses "Call me by your name" (Llámame por tu nombre), la adaptación cinematográfica de su novela homónima.
Esta narra la historia de amor entre Elio, un joven adolescente de 17 años, y Oliver, un estudiante de 24, invitado durante el verano a la casa familiar del primero en la Riviera italiana.
Sobre la buena acogida que ha tenido la película, sobretodo entre el público heterosexual, Aciman asegura que "no hay que ser gay para entender que es muy difícil acercarse a una persona para tocarla, besarla o tener sexo con ella".
"La novela y el filme lo que hacen es mostrar las dificultades de acercarse a un extraño", señala el escritor, quien se dio a conocer en el mundo literario en 1995 con el libro autobiográficoOut of Egypt (La Huida de Egipto).
En la actualidad Aciman -quien está casado y es padre de tres hijos -compagina su carrera literaria con la docencia en la Universidad de la Ciudad de Nueva York.







BBC Mundo entrevistó a André Aciman en el marco del Hay Festival Querétaro, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad mexicana entre el 6 y el 9 de septiembre de 2018.
Han pasado 10 años entre la publicación de su novela "Call me by your name" y el estreno de la película. ¿Esperaba el enorme éxito que ha tenido el filme?
Creo nadie lo esperaba. Ni yo, ni el director, ni los productores o los actores. Nadie. Esperábamos algo de reconocimiento, pero la fiebre que estalló en el Festival de Sundance fue totalmente inesperada.
Nos ha dado una enorme alegría. Ahora Thimothy (Timothée Chalamet, actor que interpreta el personaje de Elio) es famoso en todo el mundo. Mi libro ha sido adquirido en casi todos los países del mundo. Es un milagro. Es algo que no pasa cada día.
¿A qué atribuye la buena recepción que tuvo la película?
Si tuviera una explicación, habría una fórmula y la gente podría reproducirla. No creo que haya una sola explicación. Creo que está relacionado con que se trata de una historia de un gran amor, que no es mitigado, suavizado o apartado.







Trata de un romance inesperado entre dos seres humanos, un romance que crece y florece, y explota frente a la audiencia.
Timothée Chalamet fue nominado al Oscar al mejor actor por su papel de Elio.
La audiencia ideal es aquella que fue a ver la película sin ninguna idea de lo que trataba.
A mitad del filme no sabes que es una historia de amor entre dos hombres. Y los ves hablar y empiezas a tener una intuición… "¿va a pasar lo que creo que va a pasar?". No tienes ni idea. La sorpresa está ahí durante toda la película.
Algunas sorpresas son planeadas y otras son inesperadas. La conversación del padre y el hijo es chocante, te mueve, y creo que la película tiene muchas escenas así, que no se pueden planear.
Además, las actuaciones son buenísimas, igual que la música.
Con base en lo que le han dicho sus lectores y los espectadores que han visto el filme¿Cuál cree que son los elementos de la historia con los que se identifica la gente, sin importar su edad u orientación sexual?
En la literatura francesa y en la rusa en particular, hay personajes constantemente en introspección. Y lo que hace mi novela, lo que la hace inusual, es que trata sobre un chico que está estudiándose a sí mismo y tratando de entender lo que es otra personas. Hay una fiebre de introspección.
Y eso es algo por lo que atravesamos cada uno de nosotros, sin importar que seamos jóvenes o viejos. Todos pasamos por eso cada día, constantemente, todo el tiempo. Estamos constantemente analizándonos a nosotros mismos y a los demás, con dudas, miedos, ansiedades e inseguridades
Todas estas cosas se encuentran en la novela. No de manera intencional. Así es como escribo.
















Algunos espectadores heterosexuales dicen que esta ha sido la primera historia de amor gay en la gran pantalla con la que se han sentido identificados. ¿Por qué cree que les ha sucedido eso?
Muchas veces la "prohibición" del amor gay suele ser una excusa para tratar el amor gay. La salida del armario, la batalla para enfrentar el deseo gay, el peligro, las humillaciones… yo no quería nada de eso en mi libro.
Quería un protagonista que se sintiera totalmente natural con su deseo gay y que la única inhibición que tuviera fuera el atreverse a decirle a alguien que quería tocarlo. No es fácil decirle a alguien eso, sea hombre o mujer.
Creo que muchos espectadores heterosexuales se han sentido identificados con la película porque se han eliminado todos los típicos obstáculos (de las historias gays) del argumento. Lo que ves son dos personas que se mueren por besarse. ¿Lo van a hacer o no?
No hay que ser gay para entender que es muy difícil acercarse a una persona para tocarla, besarla o tener sexo con ella. No es fácil y la novela y el filme lo que hacen es mostrar las dificultades de acercarse a un extraño.
¿Por qué cree que todavía es difícil para algunas personas sentirse cómodascon una historia de amor gay?
Conozco gente a la que la idea (del amor gay) no solo le parece problemática sino también ofensiva. Peor para ellos. Creo que es infantil.
Conozco a algunas personas, muy pocas, que han visto la película y se han ido del cine y han dicho "sí, se trata de una historia de amor gay", e intentan proyectar indiferencia.
Si fueran honestos me dirían que les ha golpeado en las entrañas. Que vieron algo de ellos mismos. La gente que dice que esto no es para ellos creo que están asustados. Y de lo que creo que están asustados es finalmente de ellos mismos.
La homofobia, cuando se lleva al extremo, dice algo de la persona que es homófoba. La única explicación es que la homofobia es una admisión implícita de un deseo homosexual, consciente o inconsciente.
Unos de los elementos recurrentes en su obra son el sexo y el deseo, y en muchos casos, el deseo insatisfecho. ¿Cree, como dice el tópico, que el deseo es la fuerza que mueve el mundo?
Creo que sí. En mi caso, yo hablo de la libido, del deseo, del deseo insatisfecho.
Cuando pienso en las personas que he conocido a los largo de mi vida, con las que he tenido relaciones que están en el pasado, me doy cuenta de que me he olvidado de ellas. Las recuerdo y me encanta encontrármelas, pero el tiempo se ha ocupado de ellas, incluso cuando las cosas acabaron mal entre nosotros.
Son aquellas personas con las que no he podido tener una relación, con las que no he tenido sexo o que no he podido amar como quería, a las que recuerdo vívidamente y se han convertido en más reales que la gente que fue real en mi pasado.
Son una fantasía y las fantasías tienen una vida propia que a veces es más cautivadora que las experiencias reales.
Las fantasías nunca mueren. El deseo que tuve por mujeres hace 40 o 50 años todavía reverbera en mi interior, mientras que ya no pienso en las mujeres que conocí y con las que me acosté.
El deseo insatisfecho es algo muy personal.







Nació en Egipto, se mudó con su familia a Italia siendo niño y acabó viviendo en Nueva York. Ello ha tenido unrol muy importante a la hora de modelar spersonalidad¿Cómo se refleja en sus libros y en los personajes que crea?
Todos los personajes de mis libros están marcados por la incertidumbre, la ambigüedad y la ambivalencia. Es es la piedra angular de todo lo que escribo.
La ambivalencia sobretodo, desde la nacionalidad hasta a quien amas, ha articulado todo lo que he hecho. No hay una certidumbre en esta vida. No hay un lugar al que se pertenezca, una nacionalidad, una religión, un grupo de amigos… Estamos constantemente desarraigados, lo que refleja mi propia experiencia.
Psicológicamente y estéticamente también se refleja en mi obra.
Mi desarraigo biográfico se refleja en todo lo que hago. No puedo escribir sobre una persona o un lugar sin mostrar automáticamente que tiene dos caras.
Por lo que dice, esa sensación de desarraigo, de no pertenecer a ningún lugar, la ve como algo positivo.
No sé si es algo positivo. Es mi voz. Si hubiera crecido en EE.UU. como un estadounidense, en Nueva York, hubiera ido a una escuela prestigiosa, hubiera tenido una carrera, una familia… envidio a la gente así, pero las envidio hasta el punto en que me doy cuenta de que odio todo eso.
Envidio la seguridad que alguna gente tiene, que van a la sinagoga los sábados o a la iglesia los domingos, que tienen rituales y hábitos, y los aman... les envidio hasta el punto de que los desprecio, porque no me gusta nada de eso.
Su primer libro trata sobre un mundo desaparecido y da la impresión leyendo "Call me by your name" de que se trata también de un mundo que ya no existe. Mucha gente que ha visto la película dice haberse sentido invadidpor un a sensación de melancolía.¿De donde cree que viene ese sentimiento?
Es parte de la experiencia de reconocer que todas las cosas fantásticas que pasan en la vida pueden esfumarse y de hecho se esfumarán.
Pero la melancolía es muy diferente a la tristeza. La tristeza es una percepción mientras que la melancolía es a veces revitalizadora. Te da esperanza, anticipas cosas en el futuro.
Con la tristeza uno se da por vencido y no creo que los personajes de mis libros se hayan dado por vencidos. Son conscientes de que la vida puede dar muchas vueltas y no siempre es para bien, pero eso no te destruye.
Siendo una persona introspectiva, ¿como cree que le ha influido el éxito que ha tenido "Call me by your name"?
No lo sé y me lo pregunto todo el tiempo.
Por un lado estoy muy agradecido por el éxito. Me gustaría que mis padres estuvieran vivos y hubieran visto lo que ha pasado, por que creo que estarían mucho más felices de lo que yo estoy y podría tocar a través de ellos la felicidad que debería sentir.
No me siento muy cambiado porque, de alguna manera, estoy pensando en mi próximo libro y eso me hace sentir nervioso y quiero que mi próximo libro sea bueno. No quiero que sea una réplica de "Call me by your name".
Pero al mismo tiempo es difícil pretender que "Call me by your name" no existe en mi vida o que ese tipo de voz que ha sido tan exitosa no debo tocarla otra vez.
Cuando me acerco a ella, me pregunto ¿me estoy imitando? Y no sé cuál es la respuesta porque a veces es mi voz y a veces es una voz de hace de 10 años y no sé cuál es la diferencia.
publicado en: https://www.bbc.com