lunes, 25 de abril de 2016

Chile: Tribunal reconoce a un hombre el derecho de sepultura de su pareja del mismo sexo


La Sexta Sala de la Corte de Apelaciones de Concepción de Chile reconoció que el sobreviviente de un vínculo del mismo sexo, Vladimir Urrutia, decida donde deben descansar los restos de su pareja, Rodrigo Moreno, pese a no existir unión legal, informó hoy el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).
Los jueces Renato Campos y Rodrigo Cerda y la abogada integrante Graciela Lanata, rechazaron el recurso de protección presentado el 8 de febrero pasado por la madre del fallecido para que los restos de su hijo fueran trasladados.
Urrutia,  quien fue representado por el abogado Damián Dupré Urrutia, se declaró emocionado con el fallo. “He vivido momentos muy difíciles”, comentó. Pensaba que lo apartarían de los restos de su conviviente de 12 años y confesó que estaba tristemente preparado para que se pasara por alto la voluntad de su pareja de descansar donde él quería, pero “felizmente se hizo justicia”.
El vocero de Movilh, Esteban Guzmán, resaltó que “la lucha dada por Vladimir ha marcado un hito en la historia de los derechos de las parejas del mismo sexo. El fallo lo favoreció pese a que no estaba unido legalmente con Rodrigo, pues el Acuerdo de Unión Civil entró en vigencia después del fallecimiento.
Es decir, “teniendo Vladimir antecedentes legales y administrativos previos que le jugaban en contra, la justicia lo ha reconocido como conviviente y como familia de Rodrigo, lo que marca un precedente que irá no sólo en su beneficio, sino de todas las parejas que se encuentran en similares condiciones”, redondeó Guzmán, quien durante todo este año asesoró el caso.
El fallo
En el fallo se indica que “”según lo ha manifestado por el recurrido Vladimir Urrutia (…) él y el difunto Moreno González eran pareja al momento de la muerte”, ocurrida el 5 de octubre del 2014, y “siguiendo la última voluntad del fallecido se procedió a la compra de la sepultura y a su inhumación”.
En relación a la petición de la madre para exhumar, y/o cremar y trasladar los restos de su hijo al Cementerio Crematorio Parque San Pedro de Concepción, la sentencia enfatizó que no se acreditó que ello fuese la voluntad del fallecido.
Además, añade el fallo, “el artículo 73 del Reglamento General de Cementerios establece que para que se proceda a incinerar un cadáver es necesario, además de otras exigencias, que se acredite la manifestación de voluntad en tal sentido, formulada por escrito, antes de su fallecimiento; a falta de esta manifestación de última voluntad, que la solicite el cónyuge sobreviviente y a falta de éste los hijos mayores de edad del fenecido o de ambos padres o del que sobreviviere en caso de la falta de aquellos”
Puntualizó “que, así las cosas, no existe derecho indubitado que pueda hacer procedente la protección invocada. Acceder a lo solicitado por la recurrente (la madre) implicaría la declaración de un derecho, lo que no es factible de realizar por esta vía, razón por la cual el presente recurso no puede ser acogido”
publicado en: http://sinetiquetas.org/