lunes, 11 de abril de 2016

Desafíos para lograr la igualdad LGBT en los entornos profesionales

Por Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI
'Contra la LGTB-Fobia' / Foto: Chainless Photo
‘Contra la LGTB-Fobia’ / Foto: Chainless Photo
Hace pocos días se dio a conocer el último informe de la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA) de la Unión Europea qué mide la relación entre la comunidad LGBT y las personas que trabajan en el sector público. En los resultados de las entrevistas entre funcionarios públicos, policías, maestros y trabajadores de la salud de 19 países (Alemania, Austria, Bulgaria, Croacia, Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Malta, Países Bajos, Polonia, Reino Unido, Rumania, Eslovaquia, España y Hungría). Las entrevistas hechas (1.000) hacen un análisis comparativo de las opiniones de estos funcionarios públicos en cuestiones relacionadas con  los derechos de la comunidad LGTB.

La FRA concluye que “las opiniones negativas contra lesbianas, gays, bisexuales y trans en la sociedad, entre los profesionales y líderes políticos son bastante fuertes y dificultan los esfuerzos para combatir la discriminación y los crímenes de odio “.
Una opinión muy negativa que se encuentra en áreas clave para el bienestar de los ciudadanos como por ejemplo, la salud. Un buen número de médicos consideran todavía la homosexualidad y la transexualidad una enfermedad que puede ser contagiosa. Esta información pone de relieve la necesidad de que dentro de la Unión Europea (UE) y de sus Estados miembros, los funcionarios públicos cuenten con los requisitos para llevar a cabo su trabajo con el fin de ofrecer un servicio de alta calidad y ayudar a terminar con el sufrimiento de muchas personas LGBT.
Sin embargo, los personas entrevistadas también se quejan de la falta de información y formación que reciben sobre las necesidades de las personas LGBT (dice el informe). Esto, afirma, les impide de intervenir para ayudar a contrarrestar los episodios de discriminación a los que están expuestos constantemente las personas LGBT. Estas“tienen los mismos derechos a la educación, la salud y la igualdad de trato de cualquier otro individuo. Ellos también tienen derecho a vivir su vida con dignidad, sin temor y sin discriminación”, dijo el director de la FRA Michael O’Flaherty.
La atención de la FRA se ha centrado en las profesiones que se pueden identificar mejor que otras para garantizar las necesidades tanto en la vida diaria como la aplicación de las políticas de derechos fundamentales y en las barreras que la dificultan. Entre los  principales resultados del informe titulado “Hablando en términos profesionales: retos para alcanzar la igualdad del colectivo LGBT”, muestra que las empresas publicas pueden tener una actitud hostil hacia las personas LGBT y los profesionales pueden crear discriminación. “De ello se desprende que sea necesario organizar campañas de sensibilización y concienciación a nivel comunitario y nacional. de hecho, deben ser incluídas, por ejemplo, en la lista de medidas de la UE para mejorar el respeto de las personas LGBT y sus derechos.”

El dato más preocupante es que todos los grupos de empleados públicos saben poco y no son conscientes de las necesidades de las personas LGBT. De ahí la necesidad de proporcionar formación profesional y “promover la creación de asociaciones de la sociedad civil y formas de colaboración para superar a los prejuicios, en particular, contra las personas trans en el campo de la salud. Es necesario que los servicios que se prestan a estas personas tengan una calidad no inferior a la ofrecida a la mayoría de otras personas”.
Otro de los elementos observados es que la ausencia de “información objetiva”, especialmente en las escuelas, puede dar lugar a acoso escolar homofobico y los prejuicios, y posteriormente obligar a los  jóvenes LGTB a ocultar su orientación sexual o identidad de género. Los Estados miembros deberían cooperar con las autoridades encargadas de la educación y los centros de enseñanza a fin de diseñar campañas destinadas a ayudar a que los colegios sean lugares más seguros y acogedores para con las personas LGBT
“Las conclusiones vienen a complementar los resultados de la innovadora encuesta LGBT a escala de la UE efectuada por la FRA, que puso de manifiesto la existencia de miedo y discriminación que sufren a gran escala las personas LGBT en toda la UE. El conjunto completo de datos de la encuesta estará disponible a finales de este año”, concluye su comunicado.
Más allá de los desafíos, la obligación de los Estados miembros es no escabullirse de las medidas que van a lograr que sus ciudadanos y sus funcionarios destierren actitudes que están basadas en prejuicios insostenibles que dan pie al rechazo y la discriminación.