miércoles, 27 de julio de 2016

Antes que anochezca: Biografía de un disidente

“Sé que más allá de la muerte está la muerte, sé que más acá de la vida está la estafa”

Por Héctor Barría (*)
Escribir sobre Reinaldo no es tarea fácil. Escribir y sentir que algo tiembla. Escribir y que una gota de sangre sidosa te recorra el cuerpo para que al fin, uno entienda, que no es una lepra abominable.
Escritor, poeta, dramaturgo, activista y por sobre todo, gay.
Un ícono de los años ochenta, cuando allá, en lo oculto de la república cubana, se peleaba por un régimen dictador a manos de Castro.
La pluma tiembla sin antes no olvidar esa vez que Reinaldo Arenas, paliducho, silenciado y excitado vio a los trabajadores de su pueblo desnudos a verga suelta bañándose en un río cercano a su casa. Entender la calentura de un menor es dificultoso, pero ¿En serio tú nunca te erectaste o gemiste escondidito cuando empezaste a descubrir que algo dentro tuyo se erotizaba cada y cada y cada día más? O esas historias con sus primos, cuando se lo follaban escondido entre matorrales; libertino, dirán algunos, atrevido, otros ¿y qué?
Escribir sobre el sida en los setenta no le fue grato a los lectores de la época, es por eso que con gran rechazo fue apuntado con el dedo y enviado al exilio.
La disidencia es una de las armas más complejas que puede tomar el ser humano para manifestarse frente a la opresión; compleja, digo, pues hay otros tantos que siguen vendados. La disidencia es sacarse de uno y volverse a meter como en una suerte de metamorfosis; en el caso de Arenas esto habría de costarle hasta la vida.
Para Reinaldo el haber contraído VIH y no tener respuesta por la medicina, más que sus sucias ganas de sentir una verga en el culo o en la boca (cómo le decían los Doctores) le hizo derramar toda su ira en las letras y los gritos desesperados cuando estaba en prisión. Antes que anochezca, en primera instancia, es su último libro, su autobiografía, su historia contada de atrás hacia adelante.
Es un manifiesto cochino, delicado, sensible y románticamente sexual; aquí podemos ir recorriendo su calentura, su amor por las masturbadas detrás de los árboles, sus noches de bohemia donde uno puede sentir el dolor anal de las primeras folladas hasta llegar a la dilatación donde el texto mismo se calma y naufraga dentro de una prosa poética exquisita.  
Arenas es eso y más, un deambular sencillo y sin tanta retórica ni metáfora pero con una crítica social y un revolver sexual que atentaría durante muchos años  al clero y la aristocracia.

Ya en el año 2000, diez años después del amortajado final de Reinaldo, el director de cineJulian Schnabel toma toda su biografía, videos, fotos, entrevistas, conferencias y crea el guión de la primera película del poeta. Before Night Falls protagonizada por Javier Bardem quien es el encargado de dar voz al escritor, también  cuenta con la participación de Johnny Depp.
Este largometraje tiene como epicentro su infancia, primeros premios, encarcelamiento, amor y el breve (por la película) desenlace final en New York. Aquí uno puede ir viviendo al correr de los minutos la atmósfera que situó al escritor. Un coqueto empedernido. Lo cierto es que Reinaldo Arenas ha sido uno de los pocos que habría de haber asumido su homosexualidad y posterior infección por VIH. Si bien es cierto estos dos puntos son los menos importantes pues es Reinaldo quien dio vida a la poesía, dramaturgia y novela corta hispanoamericana en otros países siendo aplaudido y elogiado durante mucho.
Hoy en día su prosa a quedado olvidada, es por eso que nace este artículo para que tú vuelvas a retomar su historia (que se puede parecer a la tuya) o conocer un poco más de él y tantos otros que han atrevido a escribir sin miedos a gritar porque así no más tiene que ser y a destilar libertad porque de eso se trata la vida. 
publicado en: http://sinetiquetas.org/