lunes, 22 de agosto de 2016

Río 2016: la actualidad de los Juegos Olímpicos con mayor protagonismo LGTB hasta la fecha


En la semana final de los Juegos de Río de Janeiro, repasamos algunas de las noticias que en los últimos días, para bien o para mal, han tenido a la comunidad LGTB como protagonista. Con la homofobia social y mediática como un problema aún pendiente, la visibilidad y la concienciación se abren paso poco a poco también en el ámbito olímpico




Una de las noticias desagradables en el ámbito LGTB nos llegaba el jueves de la semana pasada. El periodista del digital estadounidense The Daily Beast Nico Hines se creó perfiles en varias conocidas aplicaciones de contactos y escribió un artículo en tono ligero relatando sus experiencias: “El otro deporte olímpico en Río: swiping”, en referencia a la acción de deslizar el dedo por la pantalla del móvil para desplazarse entre los usuarios de estas redes sociales. El problema es que el texto describía algunas de las conversaciones en Grindr con un nivel de detalle sobre sus interlocutores (estatura, peso, nacionalidad) suficiente para poder identificar de quiénes se trataba.

El artículo, por tanto, suponía un outing para unos deportistas que no tenían intención de revelar su orientación sexual e incluso puede haber puesto a alguno de ellos en peligro, especialmente a los que provienen de países donde impera la homofobia. Así lo hicieron notar las redes sociales y numerosos activistas, que señalaron la irresponsabilidad de Hines y el diario por publicar información personal tan sensible. El asunto llegó al Comité Olímpico Internacional (COI), que calificó el texto de simplemente inaceptableThe Daily Beast, un día después de publicarlo, borró de su web el reportaje y publicó una notade los editores en la que piden disculpas por el error cometido y reiteran su compromiso con la defensa de la comunidad LGTB.
En el ámbito periodístico tampoco ha destacado por su inclusividad el tabloide británicoThe Daily Mail. Sobre una foto en la que los británicos Jack Laugher y Chris Mears se abrazaban tras alzarse con el oro en los saltos sincronizados de trampolín, el diarioanimaba a los deportistas a “contenerse: “¡Cortaos un poco, tíos! Los victoriosos saltadores sincronizados de Gran Bretaña se abrazan de alegría tras ganar el oro – mientras los medallistas de bronce chinos se deciden por una varonil palmada en la espalda”. El aluvión de críticas por el sexismo y la homofobia del titular (con el añadido irónico de que el abiertamente gay Tom Daley participa en el mismo deporte que los aludidos) ha movido al periódico a reescribir parcialmente la noticia. Daley, por cierto,consiguió la medalla de bronce en saltos sincronizados desde plataforma de diez metros junto a su compañero Daniel Goodfellow.

Historias de amor… y de visibilidad

Pero también han ocurrido historias más alentadoras en los últimos días en Río. Una de ellas es la medalla de oro conseguida por la judoca brasileña Rafaela Silva (en la imagen superior), que en una entrevista al diario O Globo ha hablado con naturalidad de su relación con una estudiante universitaria, Thamara Cezar. En realidad, la deportista ya había mostrado abiertamente a Cezar como su pareja en las redes sociales sin que los medios se hubieran percatado hasta ahora de ello.
Y este lunes sumábamos también la segunda pareja del mismo sexo oficialmente comprometida en estos Juegos: la del marchador británico Tom Bosworth y su novio Harry Dinley. El atleta publicó este lunes una foto en Twitter pidiéndole matrimonio a su compañero en la playa de Copacabana, con el texto “¡¡¡Dijo que SÍ!!!”. Bosworth y Dinley se unen así a la pareja formada por la jugadora de rugby Isadora Cerullo y Marjorie Enya,comprometidas desde la semana pasada.