lunes, 26 de septiembre de 2016

MÉXICO: COMIENZAN A SACAR DEL ARMARIO A LOS PRIMEROS CURAS Y OBISPOS GAYS

 Mafia Rosa



Agárrense que vienen curvas: tal como había prometido hace unas semanas, el Frente Nacional Orgullo MX comienza a hacer pública la lista de sacerdotes que llevan una doble vida homosexual


Desde que el presidente Peña Nieto anunció que el matrimonio igualitario pronto sería una realidad a nivel nacional en México (hoy sólo lo es en unos cuantos estados), la respuesta negativa no se hizo esperar y desde entonces la actividad de los conservadores ha sido frenética. Queridas amigas, ya sabéis que si hay algo que moviliza a la Iglesia Católica y que realmente le desvela no es combatir el paro, la corrupción, la desigualdad social, la desnutrición infantil, el acceso universal a la sanidad o tantos otros temas sociales que de verdad sí tienen que ver conlos seis valores del cristianismo , y que sinceramente ojalá se los tomaran con tanta seriedad como éste. Pero a la Iglesia lo que le preocupa es que los maricones nos podamos casar y podamos formar familias
Desde que en Francia se sacaron de la manga la “Manif pour tous“, el modelo de respuesta ya lo tienen más o menos estandarizado y lo van copiando (con la misma falta de éxito, todo hay que decirlo) de un país a otro. Siempre, por supuesto, con las excusas que ya conocemos: que lo suyo no es homofobia, que lo hacen por los niños y por defender la familia “natural”.
En México no ha sido diferente: estos días hemos asistido a declaraciones delirantes de obispos (incluyendo la importación del “imperio gay” de Cañizares al país), políticos proponiendo disparates y algo que no podía faltar, el clásico favorito de los sectores cristofriquis: los homosexuales homófobos que se unen al movimiento en contra de sus derechosDe hecho, es todo tan una fotocopia de lo que vimos en Francia que hay hasta una extraña asociación, llamada Homovox MX, de homosexuales que están en contra del matrimonio igualitario. Para completar el circo, no falta tampoco la publicidad desde medios religiosos de las falsas y peligrosas terapias para supuestamente cambiar de orientación sexual  
Todo ello, por supuesto, acompañado de marchas y manifestaciones por todo el país, como de las que ya hablamos a principios de septiembre. En la última convocatoria, el Frente Nacional por la Familia católica, apostólica y romana  asegura que marcharon algo más de un millón de personas en todo el país, cifra aparentemente elevada pero que tampoco impresiona demasiado si tenemos en cuenta que hablamos de un país con unos 120 millones de habitantes, 21 de los cuales viven en la capital

Y como no pararán hasta que viertan la última gota de odio, este fin de semana está convocada otra gran manifestación homófoba de carácter nacional  a la que seguirá otra contramanifestación el día siguiente, organizada por el Frente Orgullo Nacional MX (FON). Además de organizar marchas de apoyo, desde este Frente pro derechos LGTB ya habían anunciado que publicarían una lista de sacerdotes homosexuales que estaban llevando una doble vida. Vamos, lo que viene siendo un outing de toda la vida, solo que esta vez de un tremendo alcance.

Nosotros tenemos muy claro que fuera del armario se está mucho mejor que dentro, pero que es cada persona la que tiene que decidir cómo y cuando va a dar ese paso. Por eso no estamos, en general, a favor de sacar a la gente a patadas y revelar en público su orientación sexual, aunque a veces ganas no nos falten. Pero ahora estamos hablando de casos muy diferentes en los que tratamos de personas que desde su puesto de trabajo se dedican sistemáticamente a decir las mayores barbaridades en contra de las personas que son tan maricas como ellos y en contra de sus derechos y su igualdad. Bueno, como ellos no, porque en realidad estas barbaridades las dicen sobre personas que viven libremente su sexualidad y no a escondidas como ellos hacen.

El FON asegura que cuenta ya con 38 testimonios de todo el país para dar veracidad a sus afirmaciones, y adelantó la los nombres de los primeros sacerdotes homosexuales en un programa de radio emitido el pasado jueves 22.
Entre los primeros nombres de esta lista está el mismísimo arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes,conocido por sus declaraciones obsesivas en contra del matrimonio igualitario  y Hugo Valdemar, portavoz de la archidiocesis de México. El tal Valdemar es un personaje que continuamente habla con una especial virulencia del matrimonio igualitario, asegura que en el país se vive un clima de persecución religiosa y de hecho fue el primero en copiarle a Cañizares la ocurrencia del imperio gay, que no tardó en extenderse como la pólvora por todo el país en forma de memes.
Como era de esperar, la publicación de estos nombres está causando bastante polémica, aunque lo que más nos sorprende es la acusación de algunos activistas LGTB mexicanos de que el FONestá usando la orientación sexual de estas personas en su contra o comparándolo con el periodista de The Daily Beast y su metedura de pata en los JJOO de Rio 2016 con el outing a atletas LGTB. Y mira, no. No son situaciones ni siquiera parecidas. En el caso del artículo de Nico Hines, el outing se lo hizo a varios atletas de países en los que la homosexualidad es delito, poniendo en peligro sus vidas y sus carreras deportivas. Pero lo que es más importante, es que se lo hizo aún no sabemos exactamente por qué de forma bastante marrullera y a personas que no estaban aprovechándose de una posición de poder para echar mierda a la sociedad sobre otras personas que son exactamente como ellos.
Pero esto último es precisamente lo que hacen los curas y (arz)obispos en el armario. Incluso podríamos, tapándonos la nariz, comprender que tienen polla como todos y les apetece usarla con otros hombres, por mucho que el cargo que ocupan se lo prohíba. Podemos hasta ser generosos y entender que estén en el armario porque saben perfectamente que no están en la mejor empresa del mundo en la que vivir su orientación sexual libremente. Pero lo que no podemos entender es que se dediquen alegre y activamente a lanzar mentiras, envenenar e inocular odio y a poner a una parte importante de la sociedad en contra de sus derechos. Sí, de sus derechos, porque al fin de cuentas del sacerdocio, si se quiere, se sale y estos señores podrán incluso formar una familia de esas que critican tantísimo.
publicado enhttp://estoybailando.com/