miércoles, 21 de diciembre de 2016

La drag que acaba de hacer historia en los Oscar

La intérprete de género fluido Kelly Mantle será la primera persona en optar al premio en categoría masculina y femenina por un mismo papel

por CARLOS MEGÍA 
Quedan más de dos meses para que veamos a las estrellas pisar la alfombra más famosa del mundo, la del Dolby Theatre. Desconocemos hasta los nominados, o aquellos posibles favoritos que salieran triunfantes de los Globos de Oro. Pero los Oscar empiezan mucho antes del mes de febrero y esta edición, sin haberse celebrado, ya es historia. La Academia acaba de aprobar la candidatura de Kelly Mantle, una conocida cantante, actriz de variedades y concursante del reality RuPaul: Reinas del drag, para ser elegible tanto en categoría masculina como femenina. Es la primera potencial nominada de la historia de los premios, en sus 88 ediciones, a la que se le permite la doble participación. A pesar de que se declara como género fluido, nos referiremos a ella utilizando el femenino para evitar poner dos artículos durante todo el texto y dificultar la lectura del mismo.

Mantle interpreta a una prostituta transgénero en la película Confessions of a Womanizer(Confesiones de un mujeriego), una actuación alabada por la crítica y denominada de “espectacular robaescenas”. Dirigido por Miguel Ali, el filme consiguió una gran repercusión en el circuito cinematográfico alternativo del país, alzándose con dos premios en el festival underground de Los Ángeles. Según la web The Wraplos productores se vieron envueltos en un dilema tramitando el papeleo para optar a los Oscar, que les pedía clasificar como hombre o mujer a su intérprete. Finalmente, solicitaron que se estimara el trabajo de Kelly Mantle en cualquiera de las categorías, una petición aceptada en el día de ayer. Mantle explicó en su cuenta de Twitter que se sentía “honrada” por la consideración.

En los últimos años, aquellos que interpretan a personajes transexuales son nominados en la categoría del sexo de nacimiento del actor en cuestión. Los últimos casos más reconocidos, los de Eddie Redmayne en La chica danesa o Jeffrey Tambor por Transparent. A pesar de que la candidatura de Mantle no tiene ninguna posibilidad de competir con las grandes películas de estudio en la carrera hacia el Oscar, su mera existencia supone un hito en los premios y un éxito para la comunidad LGTB.Los tiempos están cambiando.
publicado en: http://smoda.elpais.com/
El País