viernes, 24 de marzo de 2017

Adrián, el niño trans que lucha para que reconozcan su identidad en Coahuila .


Desde los 7 años y en la soledad de su cuarto imaginaba cómo sería la vida si fuera hombre, siempre se sitió un niño pero nunca se lo contó a su familia por miedo a que ésta no lo pudiera entender e incluso lo rechazara. Un día, después de salir de un centro de diversiones en el que participó sólo en los juegos destinados a los varones, se lo plateó a su madre: ¿En la vida real podría seguir siendo hombre? Adrián tiene 11 años y pide que se refieran a él con pronombres masculinos, hoy cuenta con el apoyo de su madre después de que al acudir con especialistas ésta pudiera entender que su hijo era una personas transgénero, su vida cambió pero el mundo a su alrededor no.

“Hace tiempo me metí al baño, un chavo se me quedó viendo raro y me preguntó que por qué iba al baño de los hombres y yo le respondí, porque soy hombre, se quedó con cara de sorprendido, pero fue todo”, compartió Adrián en entrevista con el periódico Zócalo.


Adrián dejó atrás las faldas, el cabello largo y los pronombres femeninos, vive conforme al género con el que se identifica, eso le ha causado muchos problemas de discriminación, debido a que sus compañeros no logran entender su apariencia y el por qué mientras él se presenta como Adrián sus documentos legales dicen otra cosa. Esta es la razón por la que él y su madre están librando una batalla en la espera de que el Registro Civil de Coahuila reconozca su identidad de género a través de la modificación de sus documentos oficiales, se trata de un caso sin precedentes en la entidad, según relata la titular de la Procuraduría para los Niños, Niñas y la Familia, Yezka Garza Ramírez. La funcionaria indicó que en el estado no se ha presentado un caso similar, a excepción de una persona adulta; sin embargo, el hecho de que Adrián sea menor de edad aumenta las aristas del análisis y la viabilidad de la situación. También señaló que en la entidad prevalece el interés superior del niño, por lo que se comprometió a impulsar el juicio ante las instancias correspondientes con la intención de que Adrián pueda vivir plenamente. “Sí es posible hacer, es un trámite necesariamente judicial; la familia y el interesado tendrán que acudir a un juzgado para que el juez nos ordene hacer un cambio en el acta”, aseguró Dora Alicia de la Garza, directora estatal del Registro Civil. Según explicó la titular de la dependencia de gobierno, las modificaciones administrativas no tardarían más de tres días, ya que el proceso consta en cancelar el acta de nacimiento original y registrar una nueva, o en todo caso modificar la actual en los campos de nombre y género. No obstante, todo depende de la decisión del juez, situación que podría complicarse debido a que aún existen prejuicios en torno a la autonomía de los menores de edad para decidir. Adrián acaba de concluir la primaria, por lo que él y su mamá están buscando una institución secundaria en la que le permitan avanzar rápidamente, debido a que el coeficiente intelectual del es superior al del promedio. La lucha de esta familia se ha centrado en hacer eco sobre la transexualidad, lo cual los llevó hasta la Secretaría de Educación Pública, instancia que se comprometió a establecer mesas de sensibilización una vez que el menor sea aceptado en una secundaria, esto con el fin de que no sea objeto de violencia y acoso por su identidad.


Por ahora, Adrián y su mamá recibirán el acompañamiento de la Procuraduría para los Niños, Niñas y la Familia del Estado, además, el menor recibirá apoyo psicológico.


Con información de Zócalo. Imagen tomada de Infobae
publicado en: http://desastre.mx