jueves, 16 de marzo de 2017

NUESTRO DERECHO: LOS DERECHOS HUMANOS EN RUSIA

                
El martes 1 de marzo, el canciller ruso, Sergei Lavrov participó en la sesión de los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.  En el discurso del Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia se ha prestado una atención especial a los problemas de protección de los derechos de la población cristiana en el Oriente Medio y el Norte de África. Una característica de la política exterior de la Rusia de Putin es la reinterpretación del concepto liberal de los derechos humanos de una manera conservadora.

Ideología dañina
El concepto de los "derechos humanos" en sí mismo es un concepto occidental y liberal, es decir, lleva inherente la comprensión pública de la Ilustración occidental de los derechos humanos y libertades. El hombre se conceptualiza como un individuo "atómico"; libre de la presión de cualquier comunidad social y la opresión de la identidad colectiva y las normas religiosas; la libertad como "libertad de" negativa, que prohíbe el establecimiento de cualquier propósito positivo de desarrollo social, sino solo su propio proceso de liberación. El derecho es reconocido como una categoría universal, abstraído de la noción concreta de una sociedad particular  Bajo la bandera de los derechos humanos y las libertades se produjo  la destrucción de los imperios sagrados europeos tradicionales y de la sociedad, así como la incautación  y la colonización por los europeos del resto del mundo.
Cada vez que Occidente habla de los derechos y libertades humanos, se pretende imponer una visión etnocéntrica absolutamente racista y anti-religiosa del mundo a todos los otros pueblos y civilizaciones. Al trasladar la ideología de los derechos humanos, Occidente refuerza su hegemonía. Esta misma ideología es la base para la intervención occidental en los asuntos de otros países en todo el mundo
La comprensión conservadora de los derechos humanos
La ideología de los derechos humanos se impuso a Rusia después de la caída del sistema soviético, y se refleja en la estructura de la nueva ley rusa. El nuevo gobierno conservador de Vladimir Putin, después de su llegada al poder, ha tratado de reinterpretar de manera conservadora el dogma liberal.
Desde el punto de vista conservador, el hombre no es un individuo abstracto, sino representativo de un estado y de una sociedad en particular. Está directamente relacionado con una tradición religiosa particular, un pueblo en particular y con su patria. una persona ortodoxa rusa percibe de manera diferente que el hombre occidental las ideas de la libertad y de los derechos.
La libertad se pensó principalmente como "libertad para" algo. Es una concepción positiva de la libertad. Un derecho se conceptualiza en estrecha relación con la tradición histórica concreta de Rusia u otros países. Es por eso que Rusia prefiere hablar de los derechos de grupos sociales específicos: los cristianos en el Medio Oriente, las etnias  rusas en los países bálticos y Ucrania, los ortodoxos de Ucrania, etc.
Si la concepción liberal de los derechos humanos no está vinculada a la libertad política de la sociedad a la que se pertenece, y por lo tanto, a la soberanía del Estado, para el conservador la libertad del individuo no es posible sin la libertad de la sociedad y la soberanía del Estado. En el derecho a la identidad en un camino independiente de desarrollo, la soberanía nacional obtiene un significado especial. Para Rusia el derecho humano fundamental es el derecho a vivir en un país libre y soberano de los dictados de Occidente.
la comprensión ortodoxa de los derechos humanos
La expresión más consistente de un enfoque conservador con respecto a los derechos humanos está establecido en los documentos respectivos de la Iglesia ortodoxa rusa.
De acuerdo con las "Bases del concepto social de la Iglesia Ortodoxa Rusa" y con las "Bases de las enseñanzas de la Iglesia Rusa acerca de la dignidad, la libertad y los derechos humanos", de la Iglesia Ortodoxa Rusa, así como en la "Declaración sobre los derechos humanos y la dignidad humana del 10º Concilio Mundial de los Pueblos de Rusia", es de fundamental importancia que los derechos humanos son reconocidos como instituciones humanas, pero no son divinos, y por lo tanto su interpretación debe estar sujeta a los mandamientos de Dios.
Así, la Iglesia, reconociendo de la libertad del hombre, sostiene que la elección a favor del pecado priva a la persona de la verdadera libertad, haciendo de él un esclavo de sus pasiones. La Iglesia ortodoxa rusa sostiene que existen derechos de los entes colectivos, además de los derechos humanos, tales como, por ejemplo, la familia, la comunidad, el estado. La comprensión ortodoxa de los derechos humanos  se basa en el anti-individualismo y de hecho es lo contrario de la comprension liberal. Una comprensión tal de los derechos humanos priva a la doctrina de su original pathos carente de Dios, anti-clerical, anti-tradicional, anti-social, anti-gobernamental  y anti-estatal.
Desde el punto de vista de la Iglesia: "La debilidad de la institución de los derechos humanos es que está defendiendo la libertad de elección (αὐτεξουσίον), ignorando la dimensión moral de la vida cada vez más, y la libertad para pecar (ἐλευθερία). Las instituciónes públicas deben ser guiadas por ambas libertades, armonizando su aplicación en el ámbito público ".
De acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Ortodoxa Rusa
• Los derechos humanos no pueden ser superiores a los valores del mundo espiritual. La ley divina es mayor que una humana.
• El desarrollo y la aplicación de los principios de los derechos humanos deben coordinarse con las normas de la moral, un principio moral establecido por Dios en la naturaleza humana y reconocible en la voz de la conciencia.
• La Iglesia ve un gran peligro en el apoyo legislativo y público de los diversos dispositivos - como la promiscuidad y las perversiones sexuales, el culto al beneficio y la violencia. Igualmente es inaceptable el número de las acciones inmorales e inhumanas hacia la persona, como el aborto, la eutanasia, el uso de embriones humanos en la medicina, los experimentos que cambian la naturaleza del hombre, y similares.
• Los derechos humanos no deben contradecir el amor a la patria y a los seres cercanos.
• La Iglesia se opone a que se haga caso omiso de las tradiciones espirituales y culturales de los países y naciones, por lo que está en contra de la ideología de la universalidad de los derechos humanos y de una comprensión universalista del fenómeno humano.
• La realización de los derechos humanos no debe conducir a la degradación ambiental y el agotamiento de los recursos naturales.
• La realización del derecho a la vida en el primer lugar, no debe ser para mantener la a toda costa la vida en la tierra, sino el deseo de disponer de ella de tal forma que la gente pueda co-trabajar con Dios para edificar su alma para la eternidad.
• La libertad de conciencia es entendida como la libertad de elección religiosa, no como indiferencia hacia las tradiciones religiosas.
• La libertad de expresión desde el punto de vista cristiano, así como la libertad creativa, están limitadas por el marco moral.
• La Iglesia de Rusia apoya los ideales de justicia social y se opone a una sociedad tal en la que el uso de las cosas materiales se convierte en dominante o incluso en el único propósito de la existencia de la sociedad.
publicado en:  http://katehon.com