viernes, 3 de marzo de 2017

Un alumno gay de 1º de bachillerato planta cara al profesor de Religión que aseguró en clase que la homosexualidad es una enfermedad



Lamentable incidente homófobo el ocurrido en Villablino (León), donde un profesor de Religión aseguró ante sus alumnos que la homosexualidad es una enfermedad. Al identificarse uno de ellos como gay, el profesor no solo mantuvo su postura, sino que según aseguran algunos de los alumnos presentes le deseó que se recuperara y pudiese ser una persona normal en el futuro. La inspección educativa de la Junta de Castilla y León ha abierto una investigación.


El 16 de febrero, el Frente de Estudiantes de León denunciaba públicamente lo sucedido en el Instituto de Enseñanza Secundaria Valle de Laciana, de Villablino. Según la versión de la asociación estudiantil, un profesor de Religión de primero de bachillerato había asegurado en clase que la homosexualidad era una enfermedad. “Ante esto, uno de sus alumnos le dice que es gay y que no considera estar enfermo, a lo que este profesor le contesta que le desea una pronta recuperación de su enfermedad para que pueda volver a ser una persona normal”, explica la nota del Frente de Estudiantes, que también acusa al profesor de haber hecho comentarios machistas en clase.

Pocas horas después, era el círculo de Podemos Laciana el que denunciaba la actuación del profesor. “Lejos de habladurías y publicaciones en redes sociales, Podemos Laciana se ha informado con testigos directos del grave suceso. Según las fuentes, el profesor de Religión profirió comentarios de carácter homófobo, tildando la homosexualidad de ‘enfermedad incurable’. Ante el inadmisible comentario, un alumno de la clase reivindicó su condición sexual, a lo que el profesor mostró su ‘pena’ por ello”explica Podemos Laciana en su web. En el mismo comunicado, Podemos Laciana instaba al centro escolar a abrir una investigación “y tomar las medidas necesarias para que no se vuelva a repetir semejante episodio, intolerable en cualquier caso, y más aún en las aulas de un instituto público”. Desde Podemos también solicitaban al Ayuntamiento de Villablino, a través de la representación que posee en el consejo escolar, que pidiese explicaciones.
Diario de León, de hecho, confirmaba el pasado sábado 18 de febrero que efectivamente el incidente había tenido lugar tras ponerse en contacto con la diócesis de León, que a través del vicario de pastoral, Jesús Miguel Martín, lo calificaba de “desafortunado”. Eso sí, el vicario defendía en que el profesor no había emitido una opinión personal, sino que se había referido a “una obra científica” para justificar sus argumentos. Aún así, Martín reconocía “el error” e insistía en que el profesor se había disculpado en el aula y ante el consejo directivo del centro y se había reunido también con el chico y su familia.
Según el diario leonés, que asegura haber hablado con tres alumnos presentes en el aula en el momento de los hechos, fue una estudiante la que preguntó al docente su opinión sobre la homosexualidad, a lo que repondió que se trata de una enfermedad. Según la versión dada por estos tres alumnos al periódico, lo que sucedió después se ajusta al comunicado del Frente de Estudiantes, incluyendo lo referido a los comentarios machistas del profesor. Diario de León asegura también que la Delegación Provincial de Educación de la Junta de Castilla y León investiga ya lo sucedido, que podría dar lugar a la apertura de un expediente disciplinario contra el docente “si hubiera indicios”.
Veremos qué sucede finalmente, porque desde luego indicios parece haberlos… En cualquier caso, si algún aspecto positivo podemos entresacar de la historia es la valentía que el joven mostró a la hora de visibilizarse ante el profesor y plantarle clara a la homofobia, así como el apoyo que parece haber recibido de al menos una parte de sus compañeros. Esperemos que ello no le suponga contratiempos ni represalias.
publicado por:
http://www.dosmanzanas.com