lunes, 13 de marzo de 2017

"Ya hay niños víctimas de HazteOir a quienes les han bajado los pantalones"

  • por JUAN MARQUÉS
    Está convencida de que la campaña del "autobús de la transfobia" tendrá consecuencias si no se para
  • "Disponen de 2,6 millones al servicio del odio"       
-¿Qué hay detrás de un mensaje como el de ese autobús?

-Hay odio. Un infinito odio y rechazo a todo aquello que no es igual a ellos mismos. Por lo menos aún queda algún tipo de cordura y ha salido el Arzobispado de Madrid denunciando que no está a favor y que rechaza la campaña. Porque es una cuestión tan visceral de odio hacia las personas transexuales que no les importa ni poner de por medio a los propios niños. El odio es odio. Pero si encima se focaliza en unos niños contra otros, es tremendo. ¿Se les ha pasado por la cabeza lo que va a conllevar esta campaña? ¿Han pensado en los índices de acoso escolar que ya sufre la comunidad LGTBI? ¿Y que el 40% ha pensado o ha intentado alguna vez suicidarse? ¿Van a cargar a sus espaldas posibles suicidios, como en el caso de Alan? Ya hay víctimas directas de esta campaña, porque a niños trans les han bajado los pantalones en sus colegios para comprobar si tienen pene o vagina. Eso es producto directo del odio. Eso son los 2,6 millones de euros anuales que maneja esta fundación declarada de utilidad pública, que ha aumentado un 69% sus ingresos desde 2015. Son 2,6 millones al servicio del odio.
¿HAN PENSADO EN EL ACOSO ESCOLAR QUE SOPORTAMOS? ¿CARGARÁN EN SUS ESPALDAS POSIBLES SUICIDIOS COMO EL DE ALAN?"
-Después de lo de Madrid han fletado dos más...
-Espero que haya quien los pare y quien tiene que hacerlo es la Justicia aplicando el Código Penal. Yo veo claro que es el artículo 510.1 [el delito de odio]. Pero ya ha habido un juez que ha decretado medidas cautelares considerándolo atentado contra la dignidad. A nadie se le puede escapar que es una vergüenza, un escarnio, una humillación y una incitación al enfrentamiento de una parte de un colectivo contra otras personas. Un colectivo ya de por sí estigmatizado, que con mucho dolor, a lo largo de las últimas décadas, ha empezado a encajar en todos los ámbitos sociales. Esto es lo que les molesta. A esta gente les gustaría vernos como tristemente estábamos antes.
-Acaba de salir en su apoyo una señora que dice ser la primera a la que se reconoció su derecho al cambio de sexo en 2013...
-Eso es falso. La primera persona a la que el Supremo permitió el cambio de nombre y de sexo en la partida de nacimiento fue una mujer transexual canaria en 1987. Lo que el Supremo ha hecho es reconocerle el derecho a que la sanidad pública gallega le pague la operación. Ya en 1999, la andaluza hacía estas cirugías. En España está permitido desde 1981. Y de nombre y de sexo se puede cambiar desde el 87. Y ya había jurisprudencia. A veces no hay peor discriminación, homofobia y transfobia, que la interiorizada. Al final, los estigmas son tan fuertes que terminas inventando tus propias victorias, congratulando a tu verdugo y hasta dándole la razón en la sinrazón.
-El equipo de Gobierno de Cádiz dice que hará todo lo posible por impedir que entre en la ciudad...
-Se puede hacer todo lo que ha hecho el de Madrid: aplicar todas las ordenanzas posibles. No creo que a nadie se le pase por la cabeza que no hubiese herramientas si entra en Cádiz un autobús diciendo: "todos los negros tienen que ser ahorcados" o "todas las mujeres, al paredón". ¿Por qué nos preguntamos qué hay que hacer o qué no ante un autobús de la transfobia? Parece que todo vale cuando se trata de la comunidad LGTB. Hemos pasado del anuncio de Soberano a no tolerar la violencia machista. Pero entre nosotros aún tenemos que soportar el chiste del del maricón o el insulto por la vía pública.
-Estos Carnavales, un miembro de un coro fue agredido al grito de "maricón de mierda"...
-Encima de que tenemos que lidiar contra todo esto desde la pedagogía, que nos metan una campañita de este tipo... Hemos visto en un vídeo cómo apaleaban a una mujer trans en Brasil. No podemos mirar hacia otro lado... A sus espaldas llevarán esa carga, esa mochila.