viernes, 28 de abril de 2017

El Ejército surcoreano ordena una caza de brujas contra los soldados gais




El Centro de Derechos Humanos Militares de Corea (MHRCK) publicó el jueves de la semana pasada un detallado informe en el que denuncia una persecución organizada contra soldados sospechosos de ser gais. El organismo apunta directamente al jefe del Estado Mayor del Ejército surcoreano, al que acusa de utilizar métodos que vulneran los derechos humanos para extraer confesiones. Las relaciones homosexuales entre miembros de las fuerzas armadas del país están penadas con hasta un año de cárcel.



El informe del MHRCK ha sacado a la luz una caza de brujas contra el personal militar sospechoso de  mantener relaciones con personas de su mismo sexo. Según esta organización, el proceso se originó a raíz del descubrimiento de un vídeo de carácter sexual entre dos soldados, publicado por uno de ellos en una red social. Mandos del Ejército interrogaron al recluta para obtener más nombres a los que investigar. También crearon perfiles falsos en aplicaciones de citas gais con el mismo objetivo.

La persecución se basa en la ley militar, que condena las relaciones consentidas entre hombres con hasta un año de prisión. Pero el responsable del MHRCK Lim Tae-hoon condena el uso de métodos contrarios a los derechos humanos, como las pesquisas a soldados sin existir pruebas, las confesiones obtenidas mediante intimidación o las preguntas humillantes sobre la actividad sexual de los sospechosos. En ocasiones, se les ofreció la posibilidad de “corregir” su orientación sexual.
Según el organismo pro derechos humanos, el mando militar va a presentar cargos contra 15 soldados e investiga a otros 40 a 50. Lim apuntó directamente al jefe del Estado Mayor, Jang Jun-gyu, como responsable de la purga. Las fuerzas armadas han emitido un comunicado reconociendo que el proceso existe, pero limitándolo a las personas identificadas en la primera investigación. Aseguran que se están respetando los derechos humanos y la intimidad de los acusados y recuerdan que “un soldado que tiene sexo con otro soldado es una vulneración de la ley”.
El código militar surcoreano no distingue entre relaciones consentidas o no y califica todos el sexo entre hombres como una “violación recíproca”. Un tribunal militar decretó la ilegalidad de esta norma por juzgarla contraria a las libertades individuales de los miembros de las fuerzas armadas. Este fallo fue recurrido ante el Tribunal Constitucional, que revertió el fallo del tribunal militar y juzgó que el veto a los soldados homosexuales no es discriminatorio. Corea del Sur es, junto con Turquía, uno de los pocos países de la OCDE que no les permite servir abiertamente.
publicado en: http://www.dosmanzanas.com