lunes, 24 de abril de 2017

La revista de 'Grindr', el primer periódico de lesbianas y otras publicaciones del futuro

Medios como INTO, Isla ignorada y NO PUEDO publican artículos sobre activismo femenino o ‘Cómo me di cuenta de que era gay jugando al 'Street Fighterpor           

por r             
Viajo en el metro sentada frente a dos víctimas normales del periodismo: una mujer delgada con un ojo empavonado lee un periódico generalista junto a un adolescente enfermizo que estruja una bufanda y ojea la web de un diario deportivo en la pantalla del móvil. 
Creo que es una sensación constante del periodista y los consumidores asiduos de prensa la de sentirse al filo de una nueva era informativa. Uno se pasa el día esperando a que caigan los viejos bastiones mediáticos, o peor, creyendo que ese día podría ser mañana mismo. Algunos en la vieja escuela se excitan al pensar que, con la llegada y apertura de ciertas marcas de distintos conglomerados informativos o publicitarios extranjeros, el nivel del oficio superará la mediocridad latente. Tras meses de desengaño, la mayoría de webs y publicaciones de estos medios no dejan de actuar como cualquier otra franquicia de hamburguesas. Traducciones poco cuidadas, información no adaptada localmente y una tendencia peligrosa a homogeneizar la poca pseudocultura que obtenemos.
En terrenos internacionales, es una práctica común entre las agencias publicitarias actuales ofrecer contenidos editoriales de mayor o menor calidad en los que, una vez sacudido el código deontológico, las líneas editoriales descaradas se estrechan en nichos informativos cada vez más cuidados. En los últimos cinco años los millennials han sido los consumidores mimados pero, a partir del pasado año, la tendencia en torno a la visibilidad de género y el queerbait van ganando la partida. Las diez películas transgender que debes ver este año o los diez activistas y músicos LGTB que debes escuchar son artículos que podrás encontrar fácilmente en los medios más conservadores.

Gran parte de tus contenidos culturales favoritos son y han sido creados o dirigidos por personas homosexuales

En este sentido, la última maravillosa noticia es el lanzamiento de su propio medio INTO por parte de la app Grindr,justo después de su propia línea de ropa. Basta de contenidos sesgados y migajas en forma de artículos sobre diferentes realidades sexuales: creemos directamente los medios. En esta web del “mercado de carne”, como comúnmente se conoce a la app, se suceden títulos como Una retrospectiva de arte queer pisa por primera vez la Tate Gallery de Londres, Cómo me di cuenta de que era gay jugando al Street Fighter o mi artículo favorito Cuáles son los Pokemon más gays, además de temáticas como el arte a través del activismo político, música, cine o conciliación en las relaciones sociales.

Un estilo minimalista que recuerda a Dazed&Confused Magazinescroll infinito, gifs como portada de artículos <3 y temas tan originales como sensibles con la comunidad LGTBQI. Artistas como Michael Bailey Gates, Slava Mogutin o fotógrafos y poetas como el recién fallecido Ren Hang ya formaban parte de la comunidad que interviene en el proyecto. Más allá de promover escarceos, la proyección en diferentes frentes de Grindr expone una realidad necesaria. Gran parte de tus contenidos culturales favoritos son y han sido creados o dirigidos por personas homosexuales, en una mayor literalidad operativa diremos que por fortuna siempre hemos estado rodeados, pero hoy la localización es simplemente más fácil. 
La revista en parte funciona como comunidad, cualquiera podrá subscribirse y los textos serán publicados bajo una estricta línea editorial, bastante más protectoras con los lectores que la mayoría de medios actuales: no se tolera la publicidad, la pornografía, los artículos de personas racistas o dogmáticas, se promueve el sexo seguro, se prohíben la apología o las imágenes de armas o drogas, se RECLAMA la necesidad de copyright para cada fotografía o ilustración y bajo ningún concepto se muestran imágenes de menores de edad…
Nacionalmente, también estamos de celebración. Hace algunas semanas -en menor escala pero de igual importancia- nacen varios proyectos mediáticos en España con enfoques personales y sumamente interesantes, ambos en gestación todavía y campaña de recaudación de fondos. El primero Isla Ignorada pretende visibilizar y reflejar la diversidad de vidas en el colectivo lésbico. Fomentando la integración social y la proyección de referentes positivos allí donde geográficamente muchas ejercen sus derechos en soledad. Y además, el formato escogido brillantemente es un periódico, sí, el primer periódico de lesbianas. :____ Visualicen el paralelismo gráfico en sus mentes: Ahora que llega San Isidro, podrían encontrarse con señores conservadores sentados en las terrazas de sus bares de cabecera ensimismados en la sección lectura de crítica taurina junto a mujeres que documentan y comparten su vida, su política y sus corridas.
La segunda, la revista NO PUEDO, cuyo lanzamiento estimado será hacia finales de abril, pretende recuperar el espacio doméstico como entorno de activismo femenino y vindicar el no-hacer en casa. Cada número de la revista estará formado por doce colaboraciones interdisciplinares, en las que una de ellas será a cargo de un creador clásico. En el caso de este primer número encontraréis la pieza Silence de John Cage, cedido por la John Cage Appreciation Society. Su creadora expone que parte de la idea surgió al “darse cuenta que el permanecer inactiva en la casa (lo doméstico) para muchas mujeres creaba un sentimiento cercano a la extrañeza, que se resumía en algo tipo: “pues no me voy a quedar aquí en el sofá sin hacer nada”. Lo cierto es que no, no podemos quedarnos sentadas esperando a los medios periodísticos del futuro.
publicado en: http://elpais.com (TENTACIONES)