lunes, 12 de junio de 2017

Tel Aviv, la esperanza LGTB de Oriente Medio

POR:GONZA GALLEGOLA CIUDAD ISRAELÍ VUELVE A CELEBRAR SU ORGULLO, CONSOLIDADO YA COMO UNO DE LOS MÁS FAMOSOS DEL MUNDO. SU CARÁCTER CERCANO Y SU PERMISIVIDAD EN CUANTO A DERECHOS LGTB LO HAN CONVERTIDO EN TODO UN REFUGIO PARA EL COLECTIVO ISRAELÍ DE GAYS, LESBIANAS, BISEXUALES Y TRANSEXUALES
El Tel Aviv Pride no para de crecer. Como de costumbre, otro año más nos hemos acercado a la ciudad israelí gracias al Ministerio de Turismo de Israel, que nos ha vuelto a abrir las puertas de par en par de este mágico lugar. El que podría llamarse como el “oasis LGTB de Oriente Medio”, celebraba este año del 4 al 10 de junio uno de los Orgullos más importantes del mundo. Más de 200.000 personas, de las cuales más de 40.000 son turistas, han sido las que este año se han dejado seducir por el encanto del país mediterraneo y se han animado a vivir uno de los Pride más especiales.

Tel Aviv no solo recibe con los brazos abiertos a los turistas, sino que la ciudad se ha convertido en un auténtico refugio para toda la población LGTB de su propio país y de países vecinos. No es extraño encontrarse con historias de personas pertenecientes de zonas colindantes que han tenido que huir a Tel Aviv en busca de la libertad que su país de origen les niega. Si por algo se caracteriza esta ciudad es por su gran apertura de mente. Sus calles rebosan de guiños a la comunidad LGTB. Y no solo en zonas céntricas o edificios institucionales; la bandera arcoíris ondea en la ciudad de norte a sur y de este a oeste por carreteras, comercios, viviendas o marquesinas con continuos mensajes de apoyo. La ciudad sabe de sobra lo importante que es respetar los derechos de un colectivo tan maltratado en Oriente Medio y con una situación geográfica tan delicada.

MÁS DE 200.000 PERSONAS, DE LAS CUALES 40.000 SON TURISTAS, SON LAS QUE ESTE AÑO SE HAN DEJADO SEDUCIR POR EL ORGULLO ISRAELÍ

Ser mujer transexual en Israel

Así lo demuestra, por ejemplo, el testimonio de la transexual árabe Tahalin Abu Chana, ganadora del primer concurso Miss Transexual Israel el pasado año. El relato de esta chica natural de Nazaret es toda una historia de superación y valentía contra su propia familia con el único fin de conseguir ser una mujer. “Decidí mudarme a Tel Aviv por su carácter abierto. Aquí pude encontrar personas como yo que me ayudaron a ser lo que soy hoy en día”, cuenta esta reina de la belleza transexual en su encuentro con Shangay. La israelí de 22 años también recuerda lo difícil que fue su infancia y adolescencia en Nazaret, donde todos le obligaban a actuar como un chico entre insultos y desprecios. “Nací siendo chico, el único varón en una familia con tres hijas mayores que yo. Desde pequeño me sentía como una chica, necesitaba comportarme como una chica, pero en la pubertad empezaron los insultos y desprecios por mi forma de ser. No encontraba explicación a tanto odio. Solo soy un ser humano”. Ante el miedo por su propia integridad física, Tahalin emigró a la ciudad de Tel Aviv en busca de un futuro mejor. Y solo hay que ver todo lo que ha conseguido desde que vive en la ciudad israeí para confirmar que esta fue una decisión más que acertada. No solo consiguió alzarse con la victoria del primer puesto en Miss Transexual Israel, sino que también se ha convertido en una de las caras más famosas del país tras su participación en Big Brother (lo que sería Gran Hermano VIP en España). “Con mi participación en el concurso he conseguido dar visibilidad a la comunidad transexual de mi país. Hemos conseguido que el tema esté encima de la mesa, se debata, genere opiniones. Antes nadie hablaba de ello, era un tema tabú”, nos cuenta junto a Israela Lev, su mentora y ‘madre’ en Tel Aviv, mujer transexual desde hace más de 40 años y activista LGTB. Como mujeres transexuales, no olvidan el gran impacto que tuvo en su comunidad la victoria de Dana International en el año 1998 en el Festival de Eurovisión. “Fue una autentica maravilla. Que una mujer transexual representara al país y se alzara con la victoria hizo que las personas transexuales de Israel tuviéramos una visibilidad increíble”, nos cuenta emocionada Israela. “Pero por desgracia, a día de hoy tenemos que seguir luchando”, añade. Para la vetenera activista, está claro el papel de Tel Aviv en el colectivo LGTB de su país: “Es importante saber que hay luz al final del túnel, pero más importante es saber que esa luz nos está esperando”, sentencia. Y eso es Tel Aviv, un faro de guía de cientos de personas que no son admitidas en sus núcleos sociales y buscan un lugar donde poder ser ellos mismos sin miedo a ningún tipo de represalias.
Tahalin Abu Chana e Israela Lev posan junto a un ejemplar de Shangay tras la entrevista

La juventud LGTB israelí

La ciudad parece hacer gala de la traducción de su nombre (Tel Aviv viene a significar ‘la colina de la primavera’ en español) y supone toda una esperanza para los derechos LGTB de Medio Oriente, el florecer de una sociedad más permisiva más allá de las fronteras de esta ciudad bañada por el mar Mediterráneo. Tal es así que cuenta hasta con un centro de acogida para menores LGTB que escapan de sus casas por miedo a sus familias. Beit Dror (‘lugar de paz’ en español), al sur de Tel Aviv, es el único centro en todo Israel que atiende esta problemática. En este centro solo dan acogida a menores de edad en peligro de exclusión o muerte por su identidad sexual y amenazados por sus familias. Aquí no solo reciben el apoyo psicológico que necesitan, sino que también conviven con personas iguales a ellos y eso les ayuda a aceptarse tal y como son, sin ningún tipo de miedo. El equipo de psicólogos y voluntarios intenta reorganizar la conducta de estos jóvenes que llegan a sus puertas en estado de alarma, e intentan descubrir cual es su situación familiar y la gravedad de esta. Los jóvenes LGTB se enfrentan a una dura realidad donde las drogas, la prostitución, la mendicidad o incluso la muerte son las principales protagonistas de su día a día si estos son rechazados por sus familias. Es también el único centro donde acogen jóvenes transexuales. “Es realmente emocionante ver cómo una chica transexual se maquilla por primera vez en público sin miedo. Este es un hogar lleno de paz para ellos”, cuenta una de las educadoras sociales del centro en su encuentro con Shangay.

Debido a la gran diversidad religiosa que alberga Israel, en este centro se juntan chicos procedentes de todas las creencias religiosas del país. “Llegan chicos desde Jerusalén, la antigua Jaffa, etc. Aquí les damos la oportunidad de recibir una educación y le ofrecemos la posibilidad de encontrar un trabajo digno. Tenemos especial empeño en esto último, ya que es muy difícil que un joven transexual consiga trabajo en Israel. Aparte de todo esto y de la constante ayuda psicológica que reciben, también ofrecemos actividades lúdicas como el yoga, surf, clases de baile, etc.”, nos cuenta la educadora. No solo se busca la integración total de estos jovenes en la sociedad que les rodea, sino que también quiere que estos se sientan como en casa mientras estén en el centro de acogida. “Hacemos actividades juntos y comemos todos juntos, tanto el equipo de psicologos, como el resto de voluntarios. Todo está orientado para que los chicos sientan que estamos con ellos y que los queremos tal y como son”, añade la joven. Este centro, que está subvencionado en un 80% por el gobierno israelí, acoge ahora a 14 jóvenes. Algunos estan días sueltos y otros residen allí hasta seis meses, tiempo máximo de estancia que se permite. Como peculiaridad, esta joven voluntaria también añade que les gusta involucrar en su equipo de voluntarios a gente heterosexual, para que estos chicos sepan que también son aceptados por gente con una sexualidad diferente a ellos. “Muchos de ellos rompen a llorar cuando llegan aquí y son tratados por primera vez en su vida como seres humanos, como personas normales”, cuenta emocionada la voluntaria tras enseñarnos este acogedor hogar. Todo un ejemplo de cómo la sociedad israelí, paso a paso, se dirige hacia un futuro esperanzador para la aceptación social de los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales del país.


Aparte de conocer a Tahalin Abu Chana, también pudimos conocer a Ivri Lider, un cantante judío y homosexual de gran fama en Israel, que visitará España para actuar en el WorlPride de Madrid el próximo día 30 de junio. El cantante apoya la idea de que las personas salgan del armario, y mucho más si son personas famosas. Él ha vivido siempre con naturalidad su sexualidad, y cuenta a modo de anécdota cómo se enteró su madre de que era gay. “Un día dormí fuera de casa y mi madre me llamó a la mañana siguiente. Yo le dije que había dormido en casa de un chico y ya solamente me dijo ‘OK’, y eso fue todo. Nunca ha supuesto un problema en mi familia”, relata. En cuanto a la situación de su país al frente de los derechos LGTB, dice que todo es “muy diferente a la realidad que se vive en España. Quizás he perdido muchas oportunidades por decir abiertamente que soy gay, pero me da igual. Me gusta saber que he contribuido a darle visibilidad al colectivo LGTB de mi país”, cuenta en su entrevista con Shangay. El cantante se prepara con ganas para lo que será sin duda el evento LGTB del año: “Actuar en el WorldPride este año va a ser una experiencia increíble. No solo por el carácter festivo que tiene, sino por lo necesario que es que Orgullos como el de Madrid, que tienen un gran peso reivindicativo y cultural, se sigan celebrando. Será inolvidable”.

Un Pride en mayúsculas

Quizás por su juventud (la ciudad data de 1909 y surge como continuación a la histórica ciudad de Jaffa, con más de 5.000 años de historia) o por la gran población joven que alberga, Tel Aviv es una ciudad cálida, rebosante de vida, siempre a la vanguardia con su arquitectura de estilo Bauhaus como ejemplo de ello. Quizás para los que hemos vivido el multitudinario Pride que Madrid celebra año tras año, la programación que Tel Aviv presenta sea algo modesta, aunque año tras año los actos se superan. Solo hay que echar un vistazo a la traca final que la ciudad preparó para su Pride el pasado 10 de junio: concierto del israelí Offer Nissim y de los mismísimos Pet Shop Boys a orillas de la playa en el Park Hayrkon. ¡Ahí es nada!




Y no hace falta tirar de estrellas internacionales para que el Pride de Tel Aviv pueda presumir de ser uno de los más importantes de todo el mundo. El carisma de sus drags queens o sus fiestas repletas de diversidad son una buena seña de identidad del orgullo hebreo, entre las que destaca, WE PartyPapa Party o la celebrada en el parque acuático de Tel Aviv, entre otras, que ponen la nota más festiva de este evento. Mención aparte al multitudinario desfile que recorre las calles de Tel Aviv el penúltimo día del Pride, y acaba a orillas de su paseo marítimo con un punto final de lujo; un macroconcierto junto al mar Mediterráneo que finalizó justo cuando el sol se escondió tras el mar que baña las costas israelíes, momento en el que según la tradición judía comienza el shabbat. No solo de fiesta vive este evento LGTB, pues Tel Aviv también apuesta por la oferta cultural y gastronómica y nos invitó a conocer el Pride Market, un mercado donde poder degustar los mejores platos de la ciudad en un ambiente único con actuaciones como las del eurovisivo Imri Ziv y DJs que fueron amenizando la noche con la mejor música local e internacional.


publicado en: http://shangay.com