jueves, 15 de junio de 2017

Un arcoíris abraza el planeta

El movimiento LGTBI celebra las próximas tres semanas fiestas reivindicativas de Sídney a Los Ángeles, Berlín, Londres Madrid y BCN

La WorldPrideMadrid2017 calcula movilizar a tres millones de personas el 1 de julio mientras Barcelona prepara su gran día una semana después


Las banderas del arcoíris volverán a agitarse con fuerza. De Sídney a Los Ángeles pasando por Amsterdam, Berlín, Londres, París, Madrid o Barcelona, numerosas ciudades del mundo celebrarán su particular Pride en torno al 28 de junio, el Día Internacional del Orgullo LGTBI (lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales). Una celebración festiva y reivindicativa para mostrar que la diversidad sexual y de género no es una amenaza sino todo lo contrario.
En Madrid, capital mundial LGBTI este año, la manifestación del sábado 1 de julio, el acto más multitudinario, se anuncia como la más grande del planeta y los organizadores confían en reunir a tres millones de personas a lo largo de la Gran Vía y sus alrededores. El siguiente fin de semana será Barcelona quien celebre su Pride el 7 y 8 de julio. La manifestación del sábado 8  discurrirá por el Paral.lel de Barcelona, entre la Plaza de España y el Moll de la Fusta, donde concluirá con la lectura de un manifiesto.
Jesús Generelo, presidente de La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Felgtb), estará en primera fila de la concentración madrileña. "Es imposible saber cuántos seremos, pero será descomunal. Habrá más personas que otros años porque nos han confirmado que van a venir oganizaciones de otros países. Las plazas hoteleras se han llenado y encontrar sitio ese fin de semana en Madrid está muy complicado. El Ayuntamiento cuenta, seguro, con dos millones de personas".

POR LOS DERECHOS EN TODO EL MUNDO

El lema de este año también se ha hecho internacional: 'Por los derechos LGTBI en todo el mundo'. "Sí. Porque es verdad que en España hemos alcanzado unos niveles de igualdad bastante notables comparados con otros países –afirma Generelo–. Pero no podemos olvidar que todavía hay países donde por ser homosexual, bisexual o transexual pueden condenarte a pena de muerte. E incluso donde no existe persecución legal hay persecución social, el estigma está ahí, siempre acechando. Sigue habiendo escuadrones de la muerte que persiguen transexuales y líderes LGTBI y campos de concentración para gays en Chechenia. Todo eso hoy es intolerable".
Para el presidente la Federación –que este año festeja sus 25 años de existencia–, además de un escaparate, la celebración del Pride siempre ha sido un elemento de lucha y de reivindicación social. "Entiendo para para muchos el desfile de carrozas tenga un componente de exhibicionismo, pero es que la fiesta de la visibilidad siempre es reivindicativa en sí misma. La máxima que te demuestra que lo personal es político la ha hecho suya el movimiento LGTBI hace muchos años. El mismo hecho de mostrarte y no esconderte, de evidenciar que hay diversas formas de vivir las orientaciones sexuales e identidades de género o de configurar las familias es reivindicativo. Por eso habrá carrozas, mucho colorido, muchas familias y muchas pancartas", avanza.

MULTITUD DE ACTOS

Además de una infinidad de actuaciones musicales y de encuentros deportivos, bajo el paraguas del WorldPrideMadrid2017 que van a tomar literalmente el barrio de Chueca y el centro de Madrid, del 26 al 28 de junio se celebrará también una Conferencia Internacional de Derechos Humanos donde destacados activistas y expertos en la lucha LGBT y de los derechos humanos compartirán experiencias y desarrollarán propuestas específicas para apoyar los derechos del colectivo LGBT.
40 AÑOS DE LA PRIMERA MANIFESTACIÓN EN BARCELONA
Este 2017 es también el año en que se festeja el 40º aniversario de la primera manifestación del orgullo, que tuvo como escenario Las Ramblas de Barcelona a la llamada del FAGC, el Front d'Alliberament Gay de Catalunya. Eugeni Rogríguez, actual portavoz de esta entidad, anuncia que este próximo jueves 15 de junio por la tarde habrá un acto en el mismo punto de La Rambla para recordar aquel 26 de junio de 1977.
"Hay que recordar que a aquella primera manifestación, que era ilegal, acudieron más de 4.000 personas. Era 1977 y estaba todavía vigente la ley de peligrosidad social, así que esas personas eran consideradas peligrosas simplemente por existir, sin haber cometido ningún delito. Es verdad que muchas cosas han cambiado, pero aún hay muchos motivos por los que luchar. Lo importante es que durante estos 40 años nunca hemos dejado de salir a manifestarnos".
En Madrid, la exposición llamada 'Subversivas' que se podrá ver en CentroCentro (plaza de Cibeles, 1) arranca con ese momento histórico y documenta los logros alcanzado por el moviviento LGTBI en España. Se podrá ver desde este 15 de junio al 1 de octubre.
Y es que para el colectivo la iIgualdad legal no es sinónimo de igualdad real. Tras 12 años de matrimonio igualitario y 10 años de la aprobación de la Ley de Identidad de Género, todavía hay retos en ámbitos tan básicos como el sanitario, el educativo o el laboral. "Aunque es cierto que tenemos mucha aceptación, la homofobia, la bifobia y la transfobia siguen acechando y seguimos estando lejos de la igualdad social. Por ejemplo, según un estudio reciente del ámbito laboral, más del 80% de las personas LGTBI ocultan su condición en su puesto de trabajo", denuncia Jesús Generelo.
En este sentido, el gobierno de Mariano Rajoy tiene hasta el próximo 17 de junio para aprobar admitir a trámite el embrión de lo que puede convertirse en la próxima Ley de Igualdad de homosexuales y transexuales que la Felgtb lleva más de un año gestando y que se presentó en el Congreso el pasado 4 de mayo.
"Todas las comunidades tienen los mismos derechos y esta es una ley que no se puede dilatar más en el tiempo porque las comunidades autónomas que han aprobado leyes en este sentido, empezando por Catalunya, Extremadura y Madrid ya nos han indicado el camino a seguir desde hace ya unos años", precisa Generelo. "Está demostrado que la inercia del estigma asociado a la homosexualidad, bisexualidad y transexualidad no desparece por sí solo. Y la Constitución lo dice claro: los poderes públicos han de remover los obstáculos que impidan o dificulten el ejercicio de la libertad y la igualdad". concluye.
publicado en: http://www.elperiodico.com